Quince jugadoras de la selección de españa femenina de fútbol han renunciado a divertirse con el mezclado nacional «al paso que no se revierta» la situación que se produjo en la última concentración con el seleccionador Jorge Vilda, según confirmó este jueves la RFEF, que ha replicado de manera contundente y se expone inflexible en su posición de no «aceptar ningún género de presión por la parte de ninguna jugadora en el momento de adoptar medidas de campo deportivo».

«La RFEF comunica que, en todo el día de el día de hoy, ha recibido 15 e-mails de 15 jugadoras de la selección absoluta femenina de fútbol, de manera casual todos con exactamente la misma redacción, en los que expresan que la presente situación generada les perjudica ‘de manera esencial’ en su ‘estado sensible’ y en su ‘salud’ y que, ‘mientras que no se revierta’, renuncian a la selección nacional de España», señaló el organismo en un aviso.

Este es un nuevo paso en la polémica que brotó en la concentración de principios del mes vigente, con la viable solicitud por la parte de un ámbito de las de todo el mundo de la dimisión de Jorge Vilda, algo que fue negado por las capitanas Irene Paredes, Jennifer Precioso y Patricia Guijarro, si bien sí reconocieron que había «algunos puntos internos» que se debían «mudar».

«Creo que se han traspasado los códigos del fútbol. La primera ley del fútbol es que lo que sucede en el vestuario se queda en el vestuario, y se solventa en el vestuario», apuntó por su lado el seleccionador. «Nos encontramos alerta a las que verdaderamente desean estar aquí, pero ninguna dijo que no desea estar aquí y mi sensación es que todas y cada una desean estar», añadió entonces.

La RFEF, que siempre y en todo momento mostró su acompañamiento al técnico madrileño, insistió en que «no va a dejar que las jugadoras cuestionen la continuidad del seleccionador nacional y de su cuerpo técnico, ya que tomar esas resoluciones no entra en sus competencias».

«La Federación no va a aceptar ningún género de presión por la parte de ninguna jugadora en el momento de adoptar medidas de campo deportivo. Este género de maniobras están distanciadas de la ejemplaridad y fuera de los valores del fútbol y del deporte y son dañinas», resaltó el organismo que encabeza Luis Rubiales.

La federación recordó además de esto que, «según con la legislación de españa vigente», el no asistir a una citación de la selección «es calificado como una infracción muy grave y puede conllevar sanciones de entre 2 y cinco años de inhabilitación».

«La RFEF, al revés de la manera de accionar de estas jugadoras, desea dejar en claro que no las va a llevar a este radical ni las presionará. De forma directa, no convocará a las futbolistas que no quieren vestir la remera de España. La Federación incorporará únicamente con futbolistas comprometidas si bien deba jugar con juveniles», apostilló.

Putellas no estaría entre las solicitantes

El organismo remarcó que lo sucedido «pasó a ser de una cuestión deportiva a una cuestión de dignidad» y que «la selección es innegociable». «Es una situación sin precedentes en la historia del fútbol, tanto masculino como femenino, en el campo español y mundial», lamentó.

«El presente y el futuro de España está en el potencial de las categorías inferiores y de jugadoras que este verano se han proclamado campeonas de todo el mundo Sub-20 y de Europa Sub-19, aparte de conseguir el subcampeonato de Europa Sub-17. La selección precisa jugadoras comprometidas con el emprendimiento, con la defensa de nuestros colores y orgullosas de vestir la remera de España», siguió la RFEF.

Para finalizar, la federación fue clara con aquellas que han enviado este correo, entre aquéllas que no estaría, según señalaron fuentes federativas a Europa Press, Alexia Putellas. «Las futbolistas que han anunciado su renuncia únicamente retornarán más adelante a la especialidad de la selección si aceptan su fallo y solicitan perdón», sentenció.

La selección de españa femenina debe regresar a concentrarse a inicios del próximo mes de octubre para la disputa de 2 amistosos frente Suecia, en el Nuevo El Arcángel de Córdoba el día 7, y frente a los USA, el 11 en El Sadar de Pamplona.