Desde el instante en que se atrevió a salir de las grutas para examinar otros sitios, la raza humana viene levantando inmuebles, puentes, acueductos o rutas que benefician la conexión entre los pueblos. La construcción es la huella que deja nuestra evolución del humano durante los siglos, donde fué usando arcilla, ladrillo, hierro, acero, titanio, hormigón armado, aleaciones o los cuadros de fibra que se están imponiendo hoy en día.

La edificación se encuentra dentro de las claves que comentan la historia. Las pirámides, los iglús, los puentes colgantes, las catedrales, las mezquitas, las autopistas o las viviendas prefabricadas se relacionan las distintas etapas de avance de la raza humana. El indicio que dejan las distintas creaciones en todo el tiempo es en sí una manifestación cultural, de la misma manera que lo es la pintura o la literatura. La sociedad de hoy protege la civilización como exhibe de avance y ofrecer resoluciones a este afán por el saber necesita novedosas creaciones que den hospedaje a las manifestaciones culturales. Estas edificaciones se convirtieron en el escaparate que exhibe el avance popular y cada vez abundan diseños sensacionales y también renovadores en museos, bibliotecas, teatros o universidades.