La regidora de Barcelona, Ada Colau, ha estrenado el día de hoy la novedosa promoción de pisos-contenedor de Barcelona con tres años de retardo y con un sobrecoste del 42% sobre el presupuesto inicial. El aparato de la primera edil ha estrenado las novedosas 42 casas modulares desde contenedores de transporte marítimo con al defensa de que son «hospedaje digno», más allá de las reservas de ciertos especialistas. 

En un acto al lado de la plaza de les Glòries, Colau ha estrenado la novedosa promoción de pisos sociales, un emprendimiento que busca contribuir a la reinserción popular de las familias en situación de necesidad al unísono que se garantiza «el ahorro económico» en un contexto de extrema alza del alquiler en la ciudad más importante catalana. En verdad, el Ejecutivo local hace hincapié en que la actuación pivota sobre «nuevos métodos edificantes» para llevar a cabo en frente de la «urgencia habitacional». 

Retardo de tres años

Sea como fuere, la obra se ha estrenado con tres años de retardo. La primera promoción nació en 2019 en Ciutat Vella, y debía estar acompañada de 2 mucho más en Cánido Batlló (Sants) y nuestra Glòries. Este último edificio es el que vió el día de hoy la luz. 

Por el sendero y como explicó este medio, el municipio redefinió el término frente a las críticas de ciertos estamentos, como nuestro Instituto de Arquitectos de Cataluña (COAC).

Sobrecoste del 42%

Quizá por esa redefinición, el presupuesto de la promoción se ha disparado. En un inicio, se licitó la construcción por 4,08 millones de euros [ver procedimiento aquí], pero al final la «inversión», como la ha descrito el gobierno municipal el día de hoy, es de 5,7 millones de euros. O sea un, 42% mucho más de lo adelantado al comienzo. 

Desde el campo inmobiliario se explicó que una parte del alto coste de los llamados Aprop, las casas modulares realizadas con contenedores de barco, se incurre por sus conexiones a las redes de abastecimientos, por cuanto «deben traerse echas y no tienen la posibilidad de crearse en el sitio», como en las casas comúnes. 

Menos vivienda popular de la prometida

En todo caso, el contexto de esta política específica de vivienda del aparato de Ada Colau en Barcelona es una: el alza del precio de los alquileres, que en la Localidad Condal ahora alcanzan los 1.066 euros de media, explicó este medio. 

Este aumento se genera tras 2 ordenes en los que Barcelona en Comú, partido de la regidora, fué inútil de cumplir sus promesas de aportación de vivienda popular en la ciudad más importante catalana. En 2015 llegó a la alcaldía con la promesa de crear 4.000 pisos protegidos para el alquiler accesible y movilizar otros 4.000. No llegó ni al 50% de esa cantidad.