Los juzgados mercantiles de Cataluña declararon en suspensión de pagos a diez compañías