El catarí Nasser Al-Attiyah (Toyota) convirtió su íra en triunfo en la quinta etapa del Rally Dakar, donde Carlos Sainz se dejó 1:57 en la misión de Ha’il con en comparación con vencedor, vigente vencedor y líder de la general.

El jeque criticó con dureza el miércoles la resolución del Comité de W2RC de utilizar la Equivalencia de Tecnología (EoT) y ofrecer 8 kilovatios mucho más de capacidad (11 CV) a los Audi, entre ellos, el de Sainz. En la arena, el de Toyota conquistó la primera etapa donde se aplicó el cambio.

La de españa Laia Sanz (Astara) padeció un incidente del que resultó indemne, pero que terminó con su vehículo despedazado, en el momento en que solo habían pasado 28 km de particular. El miércoles había conseguido un enorme resultado al terminar vigésima la cuarta etapa.

Toyota informó desde el principio tras la discutida resolución de la FIA. El sudafricano Henk Lategan (Toyota) marcó el más destacable tiempo en el primer punto de control (km.37), con Stéphane Peterhansel (Audi) a solo 2 segundos, Al-Attiyah (Toyota) a tres y Sainz a nueve del catarí.

El primer líder cedió situaciones al paso por el quilómetro 90, donde Peterhansel se puso a la cabeza con 20 segundos de renta sobre el vigente vencedor y 35 con en comparación con español. Sébastien Loeb (Prodrive), tras llevarse la primera alegría del Dakar con su victoria el miércoles, se encontraba a solo seis segundos del madrileño.

Loeb superó a Sainz y Al Attiyah en el quilómetro 140, pero las diferencias, con Peterhansel primero, estaban en un pañuelo: 42 segundos entre los 4.

El de Audi cedió la primera situación tras 182 km de particular. Loeb iba resuelto a hallar su segundo triunfo consecutivo, pero todo proseguía apretado. Los tres primeros en siete segundos y Sainz a 1:04 del alsaciano.

Hubo relevo en el avituallamiento del 210. Al Attiyah mejoraba entonces en diez segundos el crono del nueve ocasiones vencedor de todo el mundo de rallies. Peterhansel se dejaba 22 segundos y el madrileño perdía ahora 1:34 con el catarí.

El de Toyota abrió distancia con sus 2 inmediatos perseguidores, si bien proseguían en un abanico de 31 segundos, en el próximo parcial, en el que Sainz le limó 2 segundos.

El jeque afianzó su dominio en el penúltimo punto de paso, ahora con Loeb a 35 segundos y Peterhansel a seis mucho más, al tiempo que el madrileño trataba de meterse en la guerra, a 1:17.

Sainz iba a mucho más y a falta de menos de 50 km mejoró los tiempos de Loeb y Peterhansel y volvió a pulimentar la desventaja con Al-Attiyah en 12 segundos para situarse a 1:05.

En el último tramo, el Prodrive de Loeb estuvo parado una cuarta parte de hora, otro revés para el alsaciano en esta edición del Dakar.

Al Attiyah apretó y en misión mejoró en 1:57 el tiempo de Sainz -cedió 52 segundos en el último tramo- y en 3:44, el de Peterhansel. Loeb llegó a prácticamente 20 minutos del vencedor en otra mala día y el saudita Yazeed Al Rajhi escaló a la cuarta plaza.

En la general provisional, Al-Attiyah domina en este momento con 22:36 sobre Peterhansel, 27:01 en relación a Al Rajhi y 34:52 sobre Sainz.