El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, confirmó abiertamente que su Gobierno sí participa en la ofensiva militar lanzada por Rusia sobre Ucrania, tras meses en los que se ha esforzado por matizar su nivel de vinculación con la invasión organizada en el mes de febrero por su aliado Vladimir Putin.

Lukashenko ha reunido este martes a la cúpula de la seguridad bielorrusa para investigar «la dinámico situación militar y política» en la zona. El gobernante ha subrayado que «no existe ninguna urgencia» que afecte a Bielorrusia, pero sí dejó claro que está del lado de Rusia en lo que asimismo él ha descrito como una «operación militar particular».

«Formamos parte en ella. No lo ocultamos. Pero no hemos matado a absolutamente nadie, no hemos enviado militares a parte alguna», ha argumentado Lukashenko, que ha aludido a una implicación «limitada», únicamente para «evitar que el enfrentamiento se alargue a territorio bielorruso» o para impedir un viable ataque desde Polonia, Lituania y Letonia, comunica la agencia BelTA.

Según Lukashenko, las tropas ucranianas tienen 15.000 efectivos en la frontera y tienen equipos de supervisión que, a veces, violan el espacio aéreo bielorruso. «Están en teoría muy preocupados por la entrada de Bielorrusia en la guerra y al tiempo prosiguen con las provocaciones en la frontera», ha señalado.

El gobernante bielorruso ha ampliado asimismo el foco para recriminar a los «políticos occidentales» sus afirmaciones «insolentes» sobre la ofensiva de Rusia en Ucrania, que enmarca en unos sacrificios para contrarrestar el supuesto peso de Moscú en la escena en todo el mundo.

En este sentido, ha acusado a USA de procurar liberarse de Rusia y de sus socios para centrarse en China y, al tiempo, de buscar que la UE tenga una «mayor dependencia». En verdad, ha presagiado que «USA destrozará a la Unión Europea».

El papel que desempeña Bielorrusia en el enfrentamiento de Ucrania fué fundamento de enfrentamiento incesante desde el principio mismo de la invasión, en la medida en que sirvió para publicar asaltos que, en un primer instante, aspiraban aun a hacer más simple adelantos sobre la ciudad más importante ucraniana, Kiev.

Lukashenko ha descartado que tenga pensado dictaminar una movilización como la anunciada por Putin, para remarcar a las Fuerzas Armadas, pero la Sabiduría ucraniana sospecha que podría servirse de reservistas rusos para prosperar su aptitud de defensa. Específicamente, podría desplegar hasta 20.000 efectivos, según la agencia UNIAN.

Tras estas afirmaciones, la opositora bielorrusa Svetlana Tijanovskaya, quien se autoproclamó «líder nacional» del país en el mes de febrero tras acusar a Lukashenko de cometer «traición» al formar parte en la invasión rusa de Ucrania, ha señalado que no se debe dejarse mentir por las expresiones del gobernante.

«El día de hoy Lukashenko ha dicho lo que entendemos: que el régimen asesino de Bielorrusia está participando en la guerra contra Ucrania. Pero aseguró que ‘no matan a absolutamente nadie’. No nos dejemos mentir. La sangre de cientos de ucranianos inocentes, y asimismo de varios bielorrusos, está en sus manos», ha precisado en su perfil oficial de Twitter.

Tijanovskaya, que se autoproclamó «líder nacional» para «resguardar la soberanía y también independencia del país y representarlo en las negociaciones de seguridad regionales», está domiciliada en Lituania desde el momento en que arrancó la crisis después de las selecciones de agosto 2020, fraudulentas a ojos de la UE.