Prosigue el goteo de afirmaciones de integrantes de Junts a favor y en oposición a seguir en el Govern. La última en pronunciarse fué la presidenta del partido, Laura Borràs, que lejos de sostener la neutralidad caracteristica de una campaña se ha posicionado en pos de romper con los republicanos y, por consiguiente, de escapar del Ejecutivo autonómico. «No tenemos la posibilidad de quedarnos en un Govern que hemos certificado que no avanza nacionalmente y, por consiguiente, tampoco garantiza nuestro avance como sociedad», expresó mediante las redes. 

Lo va a hacer, según explicó, «por compromiso, por congruencia y por respeto» a los afiliados de JxCat y a todos y cada uno de los votantes independentistas del 14 de febrero. Así, pocos líderes de la capacitación quedan por manifestar su opinión de cara a la solicitud que se festejará los días 6 y 7 de octubre y que va a decidir el futuro del gobierno de la Generalitat. El secretario general, Jordi Turull, todavía no expresó su sentido de voto. 

Ámbas opciones de Junts

Borràs ha publicado un mensaje a los componentes para persuadirles de que tienen que votar en oposición a seguir en el Govern. También, ha trazado el sendero a continuar por la parte de los posconvergentes: «Contamos en este momento 2 opciones: quedarnos y quedar atrapados en un gobierno que decidió no dirigir la independencia; o tomar la determinación de prestar un emprendimiento libre para regresar a encarrilar a Cataluña en el sendero del orden del 1-O». 

Según ella, «ámbas cosas al unísono por el momento no son creíbles», con lo que insta a los afiliados que votarán el jueves próximo y viernes a «no formar parte de un consenso para la renuncia a la independencia», como cree que hace ERC.  

Críticas a Aragonès

En este sentido, ha cargado fuertemente contra el president Pere Aragonès, a quien acusa de aprovecharse de los votos de Junts para dirigir el gobierno. «El 14F votamos y también hicimos servir la fuerza del voto independentista al servicio de un gobierno que mencionó que haría lo que en este momento se niega. Está claro que los pasos dados hasta la actualidad fueron en dirección opuesta a poder la independencia», ha espetado.

Y le hechó en cara que cesase a Jordi Puigneró como vicepresidente y asesor de Políticas Digitales y Territorio. «En el momento en que tu colega te expulsa de la vicepresidencia, ¿piensas que se puede charlar de respeto y lealtad?», se ha cuestionado.

Una pregunta que va a tener contestación el viernes próximo desde las 17 horas, en el momento en que los 6.500 componentes de Junts se hayan posicionado y decidido el futuro del Govern.