Los Mossos d’Esquadra han detenido a 10 apasionados ultras de la UE Cornellà por su participación en una guerra campal el pasado 25 de septiembre en las inmediaciones del estadio del Espanyol, en Cornellà de Llobregat (Barcelona). La policía catalana los considera causantes de la agresión a seguidores del disco compacto Castelló en el centro comercial Splau horas antes de un partido de fútbol entre los dos equipos. 

Las detenciones se realizaron el día 13 de diciembre y, tras pasar predisposición judicial, el juez ha dictado una orden de alejamiento para cinco de ellos que les impide arrimarse a menos de 1.000 metros de cualquier estadio en el que la UE Cornellà dispute un partido de fútbol. 

Agresión con bates de béisbol

Los detenidos forman parte a un conjunto de apasionados radicales de la UE Cornellà llamados Cornehools y se les acusa de haber agredido a apasionados del Castelló, 2 de los que requirieron asistencia sanitaria. 

Sucedió el 25 de septiembre, en el momento en que un conjunto de extraños cubiertos con pasamontañas y armados con bates de béisbol atacaron a los apasionados oponentes, a quienes golpearon de manera indiscriminada

En independencia con cargos

La investigación iniciada entonces por los Mossos y supervisada por un juzgado de Cornellà dejó parar el día pasado 13 a los 10 radicales, a quienes se acusa de un delito de lesiones, riña tumultuosa y un delito de odio, puesto que el origen de la agresión sería la ideología antagónica de los 2 conjuntos de seguidores. El día 14, los detenidos pasaron predisposición judicial y han quedado en independencia con cargos.