Jaume Collboni trabaja en un plan a fin de que vuelvan las compañías que escaparon de Barcelona a lo largo del apoteosis del procés, en especial en 2017. El teniente de alcalde se ha puesto en compromiso a desplegar esta estrategia, no desde su cargo de hoy, sino más bien en el caso de que gane las municipales de mayo y llegue a la alcaldía.

En una entrevista para Efe, Collboni ha recordado que entre los efectos del choque institucional por el referéndum unilateral del 1-O y la declaración de independencia del 27 de octubre de 2017 fue la fuga de «unas 5.000 compañías«, que reubicaron su sede popular fuera de Cataluña. Con esos cambios de residencia fiscal, la ciudad más importante catalana fue «la primordial damnificada», en tanto que «los centros de resolución y de poder de enormes compañías estaban en Barcelona y ya no lo están».

Jaume Collboni, primer teniente de alcalde de Barcelona / EFE

«Que vuelvan»

«Entre las primeras cosas que deseo realizar si soy elegido alcalde es arrancar un plan a fin de que vuelvan las compañías que se fueron en 2017 y 2018», ha subrayado el aspirante del PSC a la alcaldía de Barcelona en las selecciones municipales de 2023. Su plan pasaría, primeramente, por «apuntar como propósito compartido la intención de que vuelvan las compañías que se fueron en los peores años del procés».

Asimismo implicaría proponer la cuestión en los campos de relación bilateral entre la Generalitat y el Estado: «Mi intención y mi deber si soy elegido alcalde es alzar la mano para decir: ‘Deseo que vuelvan’. No solo con lo que suponen a nivel de creación de riqueza y empleo para la localidad y el grupo del país, sino más bien asimismo por el simbolismo de recobrar una parte de este poder económico y financiero que perdimos en los años del procés», ha subrayado.