«¿Deseas que Junts prosiga formando una parte del Govern de Catalunya?». Es el interrogante que, desde este jueves a medianoche, los componentes de Junts ahora tienen la posibilidad de contestar para elegir si desean proseguir en el Ejecutivo autonómico o si, por contra, quieren romper con ERC y proseguir en la oposición

Los 6.465 afiliados –con mucho más de seis meses de antigüedad– van a poder votar telemáticamente hasta las cinco de la tarde del viernes, en el momento en que se van a conocer los desenlaces temporales que van a decidir el futuro del Govern y asimismo del partido.

Los incondicionales de romper con ERC

A el interrogante le antecede una introducción que recuerda a la militancia que, lo que llevó a la solicitud, fueron los «incumplimientos de elementos centrales» del president de la Generalitat, Pere Aragonès. También, está marcada por la solicitud de la sindicatura electoral de la capacitación, que solicita a los primordiales líderes sostener la neutralidad y no posicionarse sobre su voto.

No obstante, la mayor parte de ellos hicieron ni caso y hace días empezaron su campaña para seducir a los componentes a favor y en oposición a la continuidad. Entre los incondicionales de dejar están el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y la presidenta del partido, Laura Borràs, que apeló a los votantes a «tomar la determinación de prestar un emprendimiento libre para regresar a encarrilar a Cataluña en el sendero del orden del 1-O». 

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (i) y el secretario general de JxCat, Jordi Turull (d) en una imagen del archivo

A esta posición se sumaron tres de los 4 vicepresidentes de Junts —Josep Rius, Francesc de Dalmases y Aurora Madaula–; la consellera de Universidades, Gemma Geis; el exvicepresidente cesado, Jordi Puigneró; el presidente de Junts en el Parlament, Albert Batet; el secretario de Organización, David Torrents; el eurodiputado Toni Comín; la regidora de Girona, Marta Madrenas, y los miembros del congreso de los diputados Jaume Alonso-Cuevillas y Joan Canadell.

La neutralidad de Turull

Por el contrario, otros consellers han expresado su intención de seguir en el gobierno autonómico. Esos son, Jaume ViróVictòria Alsina, Lourdes Ciuró y Violant Cervera; el exsecretario general del partido, Jordi Sànchez; los exconsejeros Josep Rull, Quim Forn y Damià Calvet –que es el presidente del Port de Barcelona–; el exalcalde Xavier Trias y los concejales en Barcelona, y el diputado y secretario general adjunto de Junts, David Saldoni.

Quienes todavía no se han pronunciado –ni lo van a hacer, siguiendo las sugerencias de la sindicatura electoral– son el secretario general, Jordi Turull; la regidora de Vic y vicepresidenta del partido, Anna Erra; la líder de Junts en el Congreso, Míriam Nogueras, y la representante en el Parlament, Mònica Sales. 

Los desenlaces temporales de la solicitud se van a conocer el viernes por la tarde, en el momento en que se reunirá la ejecutiva de un partido que podría verse inmerso en una crisis interna y en una viable escisión a causa del choque de posiciones, como aceptan en privado ciertos líderes posconvergentes.