Ecologistas en Acción ha festejado la sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal número tres de Localidad Real, que ha culpado a los causantes de las compañías Alquimia Resoluciones Entornos SL, de Daimiel, y también Ideas Medioambientales 2007 SL, de Tomelloso, por malas prácticas, negligencias y dejación de funcionalidades en su cometido de administración de restos tóxicos y peligrosos.

«Vertieron restos a cielo abierto»

Según informó Ecologistas en Acción en publicación oficial, esta sentencia se ha producido como consecuencia de un delito ambiental ocurrido en el último mes del año de 2013, en el momento en que las dos compañías formaron parte de la administración de restos tóxicos que habían de ser inertizados pero no lo fueron, siendo vertidos a cielo abierto y en unos terrenos inapropiados para tal fin, lo que acarreó daños sobre la calidad de las aguas del acuífero Mácula Occidental II subyacente al vertedero.

La sentencia condena a 4 personas, causantes civiles directas de estas compañías, a penas de un año y 10 meses de prisión, 12 meses de multa, inhabilitación para toda actividad relacionada con el régimen, administración, almacenamiento y comercialización de restos y una indemnización de 45.000 euros por daños medioambientales.

Incendio por la «mezcla no autorizada de restos peligrosos»

Los hechos constitutivos de delito medioambiental sucedieron, enseña la organización ecologista, en el último mes del año de 2013, en el momento en que se causó un incendio en las instalaciones de la compañía Alquimia Resoluciones Ambientales SL en Daimiel, encargada de la inertización de restos tóxicos, por la mezcla no autorizada de restos peligrosos, «infringiendo la Autorización Ambiental Dentro que tenía concedida», resaltan.

Para Ecologistas en Acción el trasvase a Las Tablas de Daimiel es una «chapuza»

Los restos, en teoría inertizados, eran depositados más tarde en la planta de restos no peligrosos de la compañía Resoluciones Ambientales 2007 SL en Tomelloso, «que asimismo fué sentenciada al comprobarse, por la parte de los agentes del Seprona, que semejantes restos no eran inertes y contenían lixiviados con concentraciones superiores a las establecidas para su depósito, no solo en esta clase de vertederos, sino más bien en vertederos de restos peligrosos, en la situacion de las concentraciones de carbono orgánico diluido, cromo, cobre, níquel, zinc y plomo».

Daños sobre la calidad de las aguas del acuífero Mácula Occidental II

«Ello supuso el vertido de substancias tóxicas y peligrosas a cielo abierto y sobre unos terrenos inapropiados para tal fin, que acarreó daños sobre la calidad de las aguas del acuífero Mácula Occidental II subyacente al vertedero, en tanto que la concentración de plomo descubierta llegó a ser de 137 microgramos por litro, en el momento en que lo máximo para el agua bebible es de 10″,agregan.

«Dicho vertido puso bajo riesgo la salud de la gente»

Dicho vertido puso en peligro la salud de las personas a las que se provee agua desde los pozos del paraje Las Rejas, en el término municipal de Socuéllamos, y desde los pozos del paraje Marta, en Campo de Criptana.

«Si bien la sentencia llega mucho más de nueve años tras los hechos condenados, lo que ha supuesto reducción de penas por dilación incorrecta, pensamos que es una sentencia ejemplar que debe poner sobre aviso a otras compañías que frecuentemente desarrollan o manejan restos tóxicos, como los estercoleros y balsas de purines de las macrogranjas, los restos derivados de la extracción minera que brota nuevamente en nuestra zona o proyectos de transformación de restos peligrosos como el de solidificación de mercurio que la compañía Mayasa de Almadén desea acometer», han señalado.

Ecologistas en Acción ha instado a las gestiones «a que se doten de medios y personal bastante para ejercer un mayor control sobre estas ocupaciones de régimen de restos, con inspecciones pormenorizadas y periódicas para eludir la viable polución del medio natural y los efectos dañinos sobre la salud de la gente, tal como a efectuar un rastreo epidemiológico de las ciudades que tengan la posibilidad de verse perjudicadas por contaminantes como los detectados en un caso así», concluyen.