Los sindicatos SECB-FINE, CCOO y UGT han comunicado movilizaciones frente a las sedes de Caixabank, Unicaja Banco, Ibercaja y Abanca, las 4 mayores entidades adheridas a la patronal bancaria CECA, coincidiendo con la presentación de sus desenlaces cada un año. La primera queja está convocada mañana, 19 de enero, a las 12 del mediodía en frente de la sede Unicaja Banco en Málaga. En la situacion de Caixabank, la presentación de desenlaces se realizará el viernes, 3 de febrero.

Los convocantes demandan una subida salarial en las entidades que pertenecen a la CECA para compensar los efectos de la inflación, exactamente la misma ocurrió en los conjuntos que pertenecen a la AEB, la otra patronal bancaria, y las asociaciones de cooperativas de crédito y cajas rurales.

Subida del IPC

En un aviso, afirman que «llevamos desde el pasado mayo demandando resoluciones que dejen amortiguar el encontronazo que la excepcional subida del IPC tiene en los bolsillos de las plantillas del campo».

Conforme han movido los sindicatos, en la última asamblea del observatorio sectorial, conmemorada el pasado 20 de octubre, CECA expuso que se daba un tiempo para «procurar aclarar las incertidumbres» frente a la sepa de «conclusiones recurrentes» y el conflicto sobre «el análisis de la verdad sectorial».

Logotipo de Caixabank / EP

Selecciones en Caixabank

Tras este acercamiento, se ha producido un parón de las diálogos entre patronal y comités por la celebración de selecciones sindicales en las entidades adheridas a la CECA. Entre estas, las de Caixabank, que en términos laborales tiene un peso próximo al 80% en la asociación, conforme han correcto fuentes laborales. En los comicios internos de la entidad apuntada por Gonzalo Gortázar se causó el sorpasso histórico de SECB a CCOO en número de representantes.

SECB, como sindicato mayoritario, solicitó después de las selecciones sindicales a Caixabank la reapertura de las diálogos en el seno del observatorio sectorial o nuestra apertura del convenio de cajas de ahorro.

Renovación del convenio

Para las centrales firmantes de tal convenio, el tiempo «llegó a su fin», ya que «las plantillas no tienen la posibilidad de proseguir dilatando esta espera y precisan una contestación contundente al desequilibrio producido entre el coste de la vida y los sueldos».

Por este motivo, han demandado la «instantánea reapertura» de la mesa para la negociación del marco colectivo basándose en el producto 86.1 del Estatuto de los Trabajadores que deje una revisión salarial en relación a la «excepcionalidad que vivimos».