La ex- asesora general del PP María Dolores de Cospedal ha insistido en que las asambleas que sostuvo con el excomisario José Manuel Villarejo tenían «el único objeto de charlar de novedades de prensa» y que no dio «ningún género de directriz» en la operación Kitchen, sobre un presunto espionaje al extesorero del partido Luis Bárcenas.

La defensa de la ex- número 2 del PP ha anunciado un nuevo escrito en la Audiencia Nacional, al que tuvo ingreso Efe, en el que se enfrenta a la solicitud del PSOE, acusación habitual en la causa, de que se reabra la investigación contra ella a causa de los audios publicados el mes pasado de mayo que registraban diálogos entre ellas y Villarejo.

Audios de los que, según Cospedal, «no se desprende completamente ningún rastro de criminalidad» contra ella y que, en cualquier caso, no podrían ser considerados como rastro dada su «incierta vericidad» siendo cortes de audio y no tener los ficheros auténticos. Esto, afirma la defensa, «impide tener seguridad sobre la certeza y también integridad de su contenido».

Charla entre Villarejo y Cospedal: «Al cabrón (Bárcenas) hay que laminarlo», «no tengo la más mínima»

 «No son hechos nuevos», protege Cospedal

Pero ajeno de este punto, Cospedal afirma que las diálogos que registran esos audios no son «hechos nuevos» que dejen reabrir la investigación puesto que «corroborarían lo ahora valorado»: que la ex- asesora general del PP sostuvo diálogos con Villarejo «con el único objeto de charlar de novedades de prensa».

Con en comparación con fragmento de la charla en el que Cospedal afirmaría que «lo de la libreta (de Bárcenas) mejor sería poderlo parar«, la defensa arguye que, «de ser algunos» esos audios, lo que se infiere de esas expresiones es una crítica de la exdirigente habitual hacia ciertos medios «frente a la viable publicación de ciertos hechos falsos, sin pruebas, ocasionando con esto un grave daño al partido»

«Haría un comentario genérico respecto de que ‘sería mejor poderlo parar’. O sea, que sería mejor poder parar la publicación en estos medios de estos sucesos falsos y también infundados», apunta el escrito.

En este punto, carga contra la «la sesgada y completamente infundada interpretación de estos cortes de audio por parte» del PSOE y le acusa de efectuar «un salto argumental injustificado, que no responde sino más bien a los espurios intereses de la acusación habitual».

García Castellón rechazó la imputación

El juez del caso Kitchen, Manuel García Castellón, rechazó regresar a investigar a Cospedal, como solicitaban las acusaciones -incluyendo la Fiscalía Anticorrupción- al estimar que no se aportaban hechos nuevos que justificaran reabrir la causa, más allá de que acordó abrir una exclusiva parte, la 34, a fin de que la Policía analice la procedencia y la confiabilidad de esos audios, que no constaban en la causa.

Por la operación Kitchen, presuntamente orquestada desde el Ministerio del Interior en 2013 para hacerse con documentos que tenía Bárcenas y que podrían poner en una situación comprometedora a líderes del partido, están procesados el exministro Jorge Fernández Díaz, su número 2, Francisco Martínez; múltiples viejos mandos policiales y el chófer del extesorero del PP, parte clave al haber actuado en teoría en la operación como cómplice policial.

El juez de la Kitchen repudia a regresar a imputar a Cospedal: «No hay causas»