El AVE de Barcelona a Figueres cumple diez años. El 8 de enero de 2013, Artur Mas y Mariano Rajoy inauguraron al lado de Carles Puigdemont la línea ferroviaria de gran velocidad. El instante fue tomado en una foto que pasó a la posteridad.

En un inicio, esta línea debía juntar Barcelona con La capital española y París, pero las desavenencias políticas retrasaron este emprendimiento y complican aún hoy la conexión entre España y Francia a través de tren. En su día, fueron las diferencias entre Barcelona y La capital de españa el primordial punto de enfrentamiento, al paso que el día de hoy lo es el veto del Elíseo a Renfe.

Retrasos

«Fue bien difícil de comprender que el AVE entre La capital española y Barcelona, ámbas primordiales ciudades de España, tardase tanto en llegar», enseña Salvador Guillermo, secretario general adjunto de Foment. El gerente empresarial cree que la conexión fué «un éxito» y ha absorbido una gran parte de la demanda del puente aéreo.

Las causas de este retardo fueron primordialmente especialistas y políticos. En 1992 se inauguró el primer AVE, el La capital de españa-Sevilla. En 2003, llegó a Zaragoza, Huesca y Lleida, en 2007 a Málaga y Valladolid y no fue hasta 2008 que llegó a Barcelona, completándose en 2013 la unión con la frontera francesa, que había sido retrasada por el Ministerio de Promuevo del 2009 al 2012.

Un tren AVE a su paso por Figueres, Cataluña / EFE

El enviado de Zapatero a BCN

La exministra Magdalena Álvarez, titular de Promuevo con Zapatero, procuró ofrecer un impulso a las proyectos a fin de que se inaugurasen al unísono los tramos de Barcelona, Málaga y Valladolid. «Pero el exministro Villar Mir le logró la cama desde la constructora OHL y, además de esto, Maleni Álvarez tenía malísima relación con los hermanos Nadal». En aquella temporada, Quim Nadal, en este momento asesor de Universidades, ocupaba la cartera de Proyectos Públicas en el Govern.

A ello hay que añadir las adversidades técnicas para crear los túneles subterráneos en una localidad con tanta agua como Barcelona. En la temporada abundaron las novedades de los socavones, hundimientos que aplazaron aún mucho más la anhelada inauguración. La exministra Álvarez llegó a mandar a su secretario de Estado, Víctor Morlán, a vivir seis meses a la ciudad más importante catalana para arreglar todos estos reveses.

Enfrentamiento con Francia

Hoy en día, todavía no se pudo linkear La capital española con París vía Barcelona. Hasta la actualidad los trenes de Renfe llegaban a Marsella y Lion, pero Francia ha aducido fundamentos especialistas y económicos para despedir a los trenes españoles.

Fuentes consultadas en Renfe lamentan que la operadora francesa SNCF haya tomado la «resolución unilateral» de liquidar la sociedad compartida con la compañía de españa una vez la gala Ouigo ahora está afianzada en el mercado español. Desde el ámbito demandan al Gobierno de Pedro Sánchez que suba el tono y presione a Emmanuel Macron a fin de que el AVE logre llegar por último a París.