El hasta la actualidad capitán de Bélgica y agresor del Real La capital española, Eden Hazard, de 31 años, anunció ayer su retirada del mezclado nacional tras la temprana derrota en el Mundial de Qatar, donde los ‘demonios colorados’ no superaron la etapa de conjuntos.

«Una página se pasa el día de hoy. Gracias por tu amor. Gracias por tu acompañamiento sin igual. Gracias por toda esta felicidad compartida desde 2008. He decidido terminar a mi carrera en todo el mundo», publicó el futbolista en su cuenta de Instagram.

El jugador, que en el mes de enero cumplirá 32 años y cuyo desempeño con la selección produjo varias críticas, manteniéndose como titular al tiempo que solamente tenía minutos en el Real La capital de españa, aseguró en ese mensaje que «la sucesión está ya lista» y que echará de menos la etapa que en este momento cierra.

Hazard ha disputado 126 partidos como en todo el mundo en 133 convocatorias en los últimos 14 años con la escuadra de su país, con la que comenzó en 2008, con 17 años, y marcó 33 tantos.

Tras conocerse la novedad, la Federación belga publicó un mensaje de agradecimiento asimismo en Twitter: «Todo lo destacado, capitán».

El organismo insertó además de esto un vídeo de 2018 con Hazard festejando en la Grand Place de Bruselas frente una cantidad enorme de apasionados el tercer puesto logrado entonces en el Mundial de Rusia, el mayor éxito futbolístico de Bélgica hasta el día de hoy.

Su adiós llega tras el fiasco mundialista, donde los centroeuropeos triunfaron a Canadá (1-0), perdieron contra Marruecos (0-2) y empataron con Croacia (0-0) pero no consiguieron entrar a los octavos de final.

El capitán, que salió de titular en los 2 primeros encuentros, fue suplente en el tercero, disputando solo los últimos 15 minutos. Su desempeño en todo el torneo estuvo lejos de su desempeño en tiempos pasados, en el momento en que era desequilibrante.

Su marcha prosigue al salir del seleccionador a lo largo de los últimos seis años, el español Roberto Martínez, y pone fin a la ‘generación de oro’ del fútbol belga, en el momento en que se juntaron en el campo a players de la talla de Kevin de Bruyne, Hazard o Courtois.