El comienzo de temporada para el BSR Amiab Albacete no podía ser mejor. Los manchegos contaban sus encuentros ligueros por victorias, marchándose al parón como líderes de la División de Honor de baloncesto en silla de ruedas.

No obstante, este sábado retornaba la competición y con ella una dura prueba que Amiab debería sobrepasar para continuar comandando la clasificación. Abraham Carrión y los suyos no fallaron.

El grupo albaceteño se desplazaba a tierras vascas para medirse a entre los oponentes mucho más complejos de la categoría: Bilbao BSR. Los locales llegaban a esta cita metidos en una aceptable activa.

Sin embargo, desde el principio de acercamiento fueron los visitantes quienes ofrecieron una mejor versión sobre la pista del Polideportivo de Txurdinaga. En verdad, la primera manga cayó del lado de Amiab por 13-22. Acto seguido, los bilbaínos lograron prosperar su juego, pero no consiguieron revertir la situación y se marcharon al reposo con una desventaja de 37-45.

Tras la reanudación, Amiab logró una demostración clara de su colosal potencial, firmando una tercera manga de destacable y ampliando sensiblemente su renta. Tanto fue de este modo, que el último cuarto se empezaba con un marcador de 42-63.

Por último, no hubo sorpresas y, a pesar del arreón de Bilbao BSR, el cuadro naranja mostró solidez y se adjudicó su sexto triunfo consecutivo (65-83) que le sostiene invicto en la categoría.

Cabe indicar que el jugador más importante del partido fue Filipski Mateusz, quien anotó un total de 38 puntos.