La creciente sensación de inseguridad en Barcelona en los últimos tiempos ha empujado a una parte de la población a conseguir espráis de defensa personal, el popular como gas pimienta, para repeler latrocinios y agresiones sexuales, posicionando estos productos entre los mucho más vendidos de las armerías de la Localidad Condal, pero ¿es legal su empleo?

El reglamento de armas recopila en su producto 5.1 que los espráis de defensa personal y todas y cada una aquellas armas que despidan gases o sprays, tal como cualquier dispositivo que entienda mecanismos capaces de proyectar substancias estupefacientes, tóxicas o cáusticas se piensan armas prohibidas, excepto los nebulizadores de defensa personal que, por tener una aprobación del Ministerio de Sanidad, se tengan en cuenta tolerados. En un caso así tienen la posibilidad de venderse únicamente en armerías a personas que argumenten su mayoría de edad a través de la presentación del DNI, pasaporte u otros documentos que acrediten su identidad.

Su venta se dispara

“Hay una incomodidad extendida que favorece su compra”, expresa Casals, responsable de la Galería Deportiva Izquierdo, emplazada en L’Hospitalet de Llobregat y que dispensa este género de productos. “En 2022 hemos sentido un aumento de un 40% en las ventas de estos espráis respecto a 2019”, añade.

Espray de autodefensa no homologado en España / CRÓNICA GLOBAL

En exactamente la misma línea, el responsable de la armería Ravell, en el Eixample de Barcelona, asegura que los espráis de pimienta aparecen entre los productos mucho más vendidos, si bien el boom se causó hace ahora unos años. “En el momento en que existe alguna violación en manada o algún agresión mediática se registra siempre y en todo momento un pico de ventas”, si bien la demanda es incesante.

Las causas

Los causantes de los dos establecimientos coinciden en que los pulverizadores de pimienta son comprados tanto por hombres como por mujeres. Entre las causas, expresa Casals, los clientes del servicio manifiestan que “se sienten mucho más seguros en el momento de pasear al perro o al entrar a parking en la franja nocturna, pero asimismo los consiguen mujeres para protegerse en el momento en que van tarde del trabajo o chicas que se sienten inseguras en el campo del ocio nocturno”.

Si bien en España hay múltiples fabricantes homologadas y cuyo empleo no posee secuelas legales, existe quien opta por otras vías para conseguirlos por desconocimiento o por su bajo precio. “Lo adquirí en Andorra”, expresa una usuaria de este género de productos a cuestiones de Crónica Global. “Hasta la actualidad no sabía que era ilegal en España, pero antes va mi vida que una multa”, añade. Afirma que desde el momento en que padeció un hurto el pasado verano transporta un nebulizador en el bolsillo de su chaqueta en el momento en que sale de su trabajo durante la noche. “Le he regalado uno a mi sobrina de 15 años, que lo transporta siempre y en todo momento encima”, apostilla.

Sanciones graves para los ilegales

Una vecina del Carmel expresa a cuestiones de este medio que le obsequiaron el espray, conseguido asimismo en Andorra, en la época de 2021. Fue hace un año, expresa, en el momento en que decidió salvarlo de un cajón. Desde ese momento lo transporta en la mano siempre y cuando debe salir a la noche: “Espero no tener que utilizarlo, pero me siento mucho más segura. El vecindario se puso mortal y existen muchos hurtos”. Si bien sabe que su empleo podría tener secuelas legales, afirma que no vacilaría en utilizarlo. “Nos multarán a los 2, digo yo”, expresa molesta en referencia al atacante. No obstante, desde Mossos d’Esquadra recuerdan que la utilización de espráis ilegales tiene sanciones graves.

Espray de defensa personal de venta autorizada en España / CRÓNICA GLOBAL

Espray de defensa personal de venta autorizada en España / CRÓNICA GLOBAL

“Si advertimos un espray ilegal se procede a sancionar a la persona portadora”, manifiestan desde la policía autonómica. Las sanciones previstas para la posesión de estos nebulizadores se muestran reflejadas en la Ley de Seguridad Ciudadana de 2015, la famosa como ley mordaza, que contempla multas de entre 601 y 30.000 euros (producto 39.b.) para esos que porten, exhiban o utilicen armas prohibidas (producto 36.10.). Además de esto, si la persona que fué rociada con el nebulizador demanda y el espray no está entre los homologados por el Ministerio de Sanidad, recuerdan los Mossos, “a quien lo utilice van a poder imputársele delitos de lesiones, lesiones leves o castigo de obra”, según lo que refleje el informe médico del perjudicado.

Tipos y dónde conseguirlos

Para eludir líos legales, la adquisición de estos artículos debe ponerse un límite a armerías del territorio español, obligadas a dispensar solo esos modelos autorizados por el Ministerio de Sanidad, que tiene un catálogo en el que se muestran las fabricantes que tienen aprobación para su venta.

Hay 2 géneros de nebulizadores en venta en España para repeler una agresión sin crueldad: espráis volátiles y geles. Estos segundos, manifiestan los armeros, son mucho más precisos y tienen la posibilidad de ser usados en interiores sin peligro de intoxicación para terceros.

Los efectos

“Los efectos de los dos son muy desapacibles”, expresa Casals, pero desaparecen pasada una media hora y no dejan consecuencias. La utilización de estos tóxicos genera, de manera inmediata, un profundo ardor en la piel y en los ojos, tos y contrariedad para respirar, profundo lagrimeo, inflamación de la nariz y membranas mucosas, sensación de asfixia y parpadeo involuntario, cegando al agresor cerca de entre 30 y 45 minutos.

Otros de los síntomas son confusión y desorientación, logrando llegar a generar en personas alérgicas reacciones graves como broncoconstricción. Ciertas fabricantes libres en el mercado tiñen, además de esto, la cara del atacante a lo largo de 24 horas, facilitando su identificación a la policía.