El Decolor Fundación Globalcaja La Roda cerró el año con una victoria sufridísima frente al colista de la charla oeste de la LEB Plata, el Cazoo Baskonia, que tuvo aun posesión para ganar tras un mal último cuarto del cuadro rodense, lastrado asimismo por alguna incierta resolución arbitral.

El grupo verdinegro arrancó dominando y con alguna acción de ataque refulgente, como una que terminó en triple de Thompkins –de lo poco que ha podido dar-. Cerrando el choque y corriendo el contraataque, próximamente hubo una distancia seria en el marcador (12-4, min. 4), más allá de no explotar una falta antideportiva de Silvestrom. El Cazoo Baskonia era un manojo de nervios en ataque. 

Un triple muy lejano de Powell halló contestación en un 2+1 de Ndiaye, que tiraba de su aparato (15-11, min. 7). La Roda entró en una etapa de espesura ofensiva y 2 triples de Portález dejaron igualar al grupo vitoriano (17-17, min. 9). Con otros 2 siguientes -no volvería a anotar- y justo tras un mate de Mukendi, el Cazoo Baskonia cerró el primer cuarto por enfrente en el tanteador (19-23). 

La escuadra rodense logró igualar el marcador en el segundo cuarto, pero no hallaba regularidad en su juego, con ciertos fallos infantiles en los lanzamientos. De este modo, el colista de la tabla volvió a enviar, y con algo mucho más de amplitud, en el marcador, con buenos minutos de Prgomet (25-32, min. 15).  

Tras un tiempo fallecido de Antonio Moya, el Decolor anotó 4 puntos sucesivos para estrechar la brecha, a pesar de que no acabó de solucionar sus imprecisiones en ataque. A ello se sumaron unos cuantos resoluciones contrarias y muy protestadas de los agremiados, que descentraron al grupo albaceteño. Más allá de todo, Powell desde fuera y también Ikpeze por la parte interior sostuvieron a La Roda con todas y cada una de las opciones (39-40). 

Con un 7-0 de parcial arrancó el tercer intérvalo de tiempo, con Mestoglu como enorme personaje principal. El técnico visitante gastó un tiempo para llevar a cabo reaccionar a su aparato, que se pasó sin adivinar con el aro los primeros 4 minutos y medio. Prgomet rompió la sequía del aparato baskonista, pero el cuadro rodense se disparó en el marcador tras un triple de Powell (56-44, min. 26).  

Una canasta de Mestoglu, muy atinado en el choque ofensivo, estableció una máxima diferencia de trece puntos para los hombres de Moya (60-47, min. 28) frente a un filial baskonista que alternaba acciones positivas, la mayoria de las veces de Pirela, con balones al limbo. Un triple de Macura devolvió la emoción al desafío (67-57). 

Y mucho más en el momento en que 2 triples seguidos de Solé pusieron un 0-6 de arranque en el cuarto definitivo. Moya paró el partido y Matos estrenó el casillero en el primer ataque tras la vuelta del tiempo fallecido. Entonces asistió a Méndez a fin de que lloviese menos para La Roda (71-63, min. 33). Ningún aparato cerraba su choque y los nervios influían.  

Una aceptable canasta de Prgomet y 2 tiros libres de Solé pusieron el marcador en un pañuelo (74-73, min. 36). El filial vitoriano tuvo balón para ponerse por enfrente, pero no lo aprovechó, mientras que los tiros libres comenzaron a marcar los asaltos. Un triple de Querejeta devolvió el mando al grupo baskonista (78-80, min. 38). Ikpeze y una canasta de tres de Powell modificaron las tornas a 1:09 del final.  

Ndiaye vio como su triple se salía de dentro y Maiza cometió antideportiva frente Matos, que únicamente convirtió un tiro libre. Powell logró personal en ataque para ofrecer vida al contrincante a 35 segundos del final. Maiza clavó un triple de adelante para situar el 84-83 y los agremiados dictaminaron otra falta en ataque a Moreno. Quedaban 18 segundos y el Cazoo Baskonia procuró a Prgomet, que falló. La defensa enorme de los alumnos de Moya impidió otro lanzamiento y la victoria se quedó en el hogar.