El Gobierno español ha autorizado este martes la transferencia de 29,3 millones de euros a Cataluña para respaldar su campo automovilístico y, específicamente, su política industrial relacionada con el avance del vehículo eléctrico.

La Secretaría General de Industria y de la Pyme del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo había pedido esa transferencia de crédito, con la que quiere contribuir a impulsar la implementación en Cataluña de programas de acompañamiento a proyectos de automoción vinculados al avance del ecosistema del vehículo eléctrico y conectado.

Impulso al vehículo eléctrico

Según se señala en la referencia oficial del Consejo de Ministros de este martes, se busca impulsar proyectos que posibiliten a los desarrolladores de automóviles el avance de tal ecosistema, y que cumplan criterios que avancen hacia la transición verde y la innovación del campo.

«España ha de ser con la capacidad de movilizar inversiones suficientes para el avance y la fabricación de automóviles eléctricos, como palanca fundamental que se requiere para continuar sosteniendo su pujanza en este ámbito y no perder lo que sería semejante a un 2 2% de la producción total de automóviles en 2018», justifica el Gobierno.

En este sentido, ten en cuenta que comúnmente Cataluña ha ocupado una situación líder en el campo de los automóviles comerciales, industriales, buses y buses en España.

Descarbonización

«Hay una necesidad de apresurar la descarbonización fomentando un cambio extremista en el campo de automoción, tal como de intensificar los apoyos en una zona de prominente encontronazo que contribuirá de manera importante a la consecución de ese propósito», arguye.

Este martes el conseller de Compañía de la Generalitat, Roger Torrent, explicó en un reportaje con EFE que la transferencia directa de 29 millones por la parte del Gobierno central complementa otra aportación de 60 millones de fondos propios con los que se marcha a dotar a Seat-Volkswagen en Cataluña.

Plan para Seat

«Hicimos un esfuerzo inmenso. Y debido a que nos hemos arremangado y nos hemos implicado, pudimos dar los elementos precisos para consolidar el emprendimiento del Future: Fast Forward, que es clave para el ámbito», dijo Torrent.

El emprendimiento, que impulsa Seat-Volkswagen, contempla la fabricación de un vehículo eléctrico de pequeño tamaño en la planta de Martorell (Barcelona) desde 2025, lo que forma «la mejor novedad en concepto de cuidado de empleo y de transformación del modelo productivo que tuvimos en los últimos tiempos e inclusive en las últimas décadas».

Perte

Torrent asimismo ha solicitado la participación del Gobierno regional en la definición del segundo Perte del vehículo eléctrico para eludir la reiteración de los «fallos» del primero, marcado por «una mala administración» que «provocó frustración» y también logró «peligrar» proyectos clave de país.

«Deseamos poder incidir en la segunda convocatoria del Perte (proyectos estratégicos para la restauración). Es lo que tocaría. Sería lo habitual tras haber visto de qué manera ha funcionado la primera, que se ha gestionado mal y que ha causado frustración», ha asegurado Torrent.

Esperando de que el Gobierno español decida si cambia las reglas del juego y da mucho más papel a las autonomías tras cerrar el primer Perte con el 70% de los elementos sin adjudicar, el titular del departamento catalán de Compañía y Empleo urge a abrir la novedosa convocatoria «a la mayor brevedad».