Las cesiones del Gobierno de PSOE y Unidas Tenemos la posibilidad de al nacionalismo gobernante en Cataluña –las mucho más recientes de ellas, la derogación del delito de sedición y la rebaja de la malversación en el Código Penal para favorecer a los líderes del procés— no han «apaciguado» un ápice sus ánimos. En oposición a lo que dio por hecho el presidente Pedro Sánchez, el secesionismo catalán sostiene su estrategia de confrontación identitaria contra el resto de España y de esta manera se ocupará de probarlo, de nuevo, en la cima hispanofrancesa del próximo 19 de enero en Barcelona. Una cita contra la que se manifestará al considerarla «un acto de ocupación».

De esta forma de claro lo dejaron este viernes la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Òmnium Cultural, el Consell per la República del fugado Carles Puigdemont y treinta entidades ultranacionalistas catalanas que han llamado a movilizarse, desde las 9:00 horas del próximo jueves, frente a las 4 columnas de Puig i Cadafalch de Montjuïc, a pocos metros del rincón donde Sánchez se reunirá con el presidente francés, Emmanuel Macron: el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC). Un acontecimiento al que, paradójicamente, asimismo asistirá el máximo gobernante de la Generalitat, Pere Aragonès, más allá de que su partido, ERC, se sumará al tiempo a las manifestaciones identitarias.

«España no es un Estado de derecho»

Bajo el lema «¡aquí no terminó nada! Independencia, Países Catalanes, basta de opresión», el encargado de relaciones institucionales del Consell per la República, Toni Castellà, ha solicitado que este sea «el grito colectivo que escuche la red social en todo el mundo«.

«Frente su intención de garantizar la desaparición del desarrollo de independencia, nosotros certificamos que España no es un Estado de derecho pues aún disponemos asilados políticos, hay 500 personas atentos de juicio y hay mucho más de 4.000 castigados» (sic), ha subrayado en estos términos el exmandatario convergente, una vez que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, diese por hecho en el mes de diciembre que con sus cesiones a los autores del golpe secesionista de 2017 la «concordia» había vuelto a Cataluña y que el procés se había terminado.

ANC: «Es un acto de dominación»

Buena prueba de que no es de esta forma son las soflamas identitarias de entre las entidades promotoras del mismo, la ANC, cuya presidenta, la exconvergente Dolors Feliu, ha calificado la cima entre España y Francia en Barcelona «como un acto de ocupación, para probar que Cataluña es una parte del Estado y para realizar ver que aquí no hay un desarrollo por la independencia».

«El Gobierno español y la lengua francesa vienen a llevar a cabo un acto de dominación para decir que toman resoluciones que afectan a Cataluña, pero están tomando estas resoluciones con una visión estatal», ha abundado la líder ultranacionalista, dejando claro que no tienen la posibilidad de «dejarlo».

Feliu, también, ha considerado «completamente contradictoria» la situación del Govern de ERC de ayudar a la cima y, al tiempo, manifestarse al lado de ellos en la calle participando en la concentración, con lo que ha reiterado su solicitud a Aragonès de no asistir.

Òmnium informa: «Aquí no terminó nada»

Otra entidad similar a los líderes de la Generalitat, Òmnium Cultural, asimismo ha llamado a formar parte de manera masiva en las manifestaciones contra España y Francia, para visibilizar «que ni en Cataluña ni en los Países Catalanes hay normalidad democrática».

De esta manera lo dijo el presidente de esta entidad subvencionada por el Govern, Xavier Antich, según el que es imposible ver hacia otro lado «mientras que el Estado prosigue, sistemáticamente, vulnerando derechos escenciales y desplegando su maquinaria represiva para perseguir a la disidencia política», según sus expresiones.

«Aquí hay un enfrentamiento bien vivo y un Estado que se niega a encararlo por vías democráticas, a pesar de que intente aparentar frente a la red social en todo el mundo que aquí no pasa nada. Que le quede claro, señor Sánchez, sí que pasa. Aquí no terminó nada», aseguró emulando el lema del acto.

«Que lo vean en el mundo entero»

Por este motivo, ha apelado al secesionismo a probar y patentizar el 19 de enero su fuerza en Barcelona y a fin de que lo vean «en el mundo entero».

Desde la Associació de Municipis per la Independència (AMI), su secretario general, Isidre Sierra, ha sobre aviso a Sánchez, Aragonès y al presidente francés, Emmanuele Macron, de que «el 80% de los municipios catalanes han aprobado peticiones y reglas enlazadas a reclamar la independencia para progresar la vida de los vecinos», según él.

«Aquí no acaba nada, pues los cargos escogidos solicitaremos novedades para nuestros ayuntamientos y esto pasa por la independencia», ha añadido el asimismo alcalde de Sant Climent de Llobregat (Barcelona).