El nuevo enorme museo de Barcelona nace con alguna duda de inversores privados. El enorme espacio expositivo que echará a caminar en el Palau Martorell la semana próxima, un emprendimiento que avanzó Crónica Global en única, va a arrancar con la vitola de ser «único», pero habiendo recabado algún no de potenciales mecenas. 

Lo comentan fuentes del ámbito, que especifican que el Palau Martorell se va a poner en marcha en unos días a través de Josep Fèlix Bentz, presidente del Reial Cercle Artístic de Barcelona y Jesús Rodríguez, administrador cultural y directivo de Arthemisia Evolucionarte España. Y con capital privado de un inversor que elige mantenerse en background, indican fuentes conocedoras, y otros que han rechazado ingresar en la aventura al no verla afianzada. 

Núñez y Navarro arrienda

Sea como fuere, el Palau Martorell se incorporará al circuito privado de exposiciones con Núñez y Navarro como casero. La inmobiliaria de la familia Núñez ha rehabilitado la vieja sede de la escuela de diseño Elisava –en este momento en Las Ramblas– y «la ha alquilado», explicó una representante. 

Desde el campo cultural predomina que más allá de las reservas de ciertos patronos de la región, el edificio va a abrir sus puertas «en frente de la mejor iglesia de Barcelona, la que aloja a su patrona», y en una región donde «hacía falta producto turístico». 

Bentz: «Va a poner a Barcelona en el mapa»

En charla con este medio, Josep Fèlix Bentz ha subrayado que el Palau Martorell prepara el corte de cinta roja «para poner Barcelona en el mapa». Según el asimismo comisario de arte, la reactivación del edificio histórico «pondrá a la Localidad Condal en el circuito de exposiciones que no venían por carecer de espacio». En este momento sí lo va a haber, con 1.800 m2 y, más que nada, paredes altas, de cinco metros de altura, lo que dejará cuadrar proyectos enormes. 

Bentz ha recordado que a la Localidad Condal «le hacía falta una salón donde redactar la carta a los reyes, soliciar que venga cualquier exposición que viaje a otro lugar». Hablamos de un «espacio persistente» que agrada a los administradores culturales «pues el circuito de público es simple de ordenar y disfruta de una iluminación increíble». No sucede, por servirnos de un ejemplo, en nuestro Reial Cercle Artístico por «falta de espacio». 

Entre los que nace

En todo caso, la novedosa aportación privada al tejido cultural de la ciudad más importante catalana es solo entre las que están a puntito de nacer. Se prepara otra en el viejo NBA Café de Las Ramblas, explicó este medio, si bien en esta ocasión con oferta de restauración. Además, se remata asimismo la rehabilitación y reapertura del Teatre Primordial, descuidado desde hace unos años, a través de los dueños de los hoteles Praktik

También, el cofundador de Mediapro, Tatxo Benet, prepara otra galería expositiva en la Casa Garriga Nogués, ubicada en el Eixample de Barcelona. El directivo del audiovisual desea situar en este palacete urbano ciertas proyectos que ha juntado en los últimos tiempos, y que han generado polémica. Por este motivo, Benet afirma que el inmueble cobijará arte contraindicado desde 2023, año en el que se prevé el estreno del equipamiento.