El pleno del Parlament ha ratificado este martes el decreto del Govern que entrega una inyección de 376 millones de euros al presupuesto sanitario de 2022 para llevar a cabo frente al incremento de la necesidad de gasto en la sanidad pública catalana.

Un incremento que viene animado por una creciente actividad asistencial y por el aumento del coste de los fármacos y tratamientos incorporados a la cartera pública. El suplemento de crédito fué ratificado con una enorme mayoría, con 104 votos a favor –PSC, ERC, Junts, ECP y Cs–, 17 en contra –Vox y CUP– y 2 abstenciones –PP–.

Gasto derivado de la pandemia

El decreto lo ha anunciado la consellera de Economía, Natàlia Mas, que ha subrayado la necesidad de enfrentar el incremento del gasto en el Departamento de Salut a consecuencia de, aparte de la presión asistencial y el aumento del precio de los fármacos, el gasto consolidado en el sistema derivado de la pandemia.

Si bien la oposición ha aceptado la necesidad de esta inyección de dinero al Departamento de Salut, los diferentes conjuntos parlamentarios han precisado que hablamos de «un parche» y que una una gran parte del dinero ahora fué gastado antes.

Serían precisos 5.000 millones de euros

De este modo, varios de los conjuntos han coincidido en poner sobre la mesa la cifra de 5.000 millones de euros que son precisos, según con los especialistas, para progresar la «situación límite» donde está la sanidad pública de Cataluña.

El diputado de ERC Jordi Albert ha negado que haya habido una mala administración presupuestaria y ha reprochado a los otros conjuntos haber demorado el decreto «lo máximo viable» y ha solicitado una revisión del sistema de financiación para hacer mas fuerte el campo y tener Capitales.