El Municipio de Albacete festejó esta mañana el último Pleno del año, en el que todos y cada uno de los conjuntos políticos, unánimemente, aprobaron arrancar las cocinas municipales, un servicio en el que se invirtieron 1,5 millones de euros y que transporta cerrado múltiples años.

A iniciativa de Unidas Tenemos la posibilidad de, se va a estudiar qué llevar a cabo con esta infraestructura y con la concesión administrativa que hay con la asociación Afaeps, que se formalizó en 2020. El Conjunto Municipal propuso que, en este momento que en un horizonte no lejanísimo concluye el contrato del servicio de elaboración, transporte y reparto de comida a las academias infantiles, Afaeps logre asumir los menús diarios de su vivienda y los de las guarderías municipales.

Aun a lo largo del enfrentamiento de la petición en la sesión plenaria, que se inició con un minuto de silencio en recuerdo de las víctimas de la crueldad de género, se llegó a proponer la oportunidad de que sean centro de capacitación para la gente con discapacidad de esta asociación y que integren un comedor para los trabajadores que todos los días van a Romica, que es donde están las instalaciones.

«Esta petición aparece por la necesidad de ofrecerle solución a una infraestructura que costó 1,5 millones de euros en su instante y de ofrecerle solución a la cesión con Afaeps», concretó la representante municipal de Unidas Tenemos la posibilidad de, Nieves Navarro.

La concejal de Atención a las Personas, Juani García, recordó que las cocinas se cerraron con un Gobierno del PP y manifestó que si bien las instalaciones están estropeadas, «se tienen la posibilidad de socorrer». Añadió que «es requisito ese módulo de capacitación al empleo, ya que la gente con discapacidad aguantan hasta un 85% de paro».

El edil del PP, Julián Garijo, reseñó que si el Partido Habitual debió realizar recortes al llegar al Gobierno fue por la deuda que dejó el PSOE. Resaltó asimismo que la cesión a Afaeps como está planteada no es productivo y «hay que empujarlos».

La concejal de Ciudadanos, Laura Avellaneda, manifestó que en 2015 se dio el visto bueno a una petición de su conjunto para abrir las cocinas, pero no se ha creado. «Se debe buscar una solución sin que sea una sangría para este Municipio», ha dicho, señalando que «en todo cuanto ayuda para prosperar el empleo y las ocasiones siempre y en todo momento van a tener a Ciudadanos».

Por su lado, la representante municipal de Vox, Rosario Velasco, señaló que «si esas cocinas van a ser útil para prosperar un servicio público, achicar el coste de los comedores institucionales y progresar su calidad, bienvenida sea su apertura»; al paso que  la concejal no adscrita, María Teresa García Arce, consideró preciso el emprendimiento de las cocinas municipales pues «piensa un beneficio para la localidad».

El Pleno asimismo dio el visto bueno a la segunda petición de Unidas Tenemos la posibilidad de, con la que pidieron el cumplimiento de la Ley de Memoria Democrática. Contó con los votos en pos de los proponentes y del PSOE y contra el PP y Vox, al tiempo que la concejal no adscrita se abstuvo.

El PP asimismo sacó adelante su petición en defensa del Estado de Derecho y del sistema de garantías constitucionales, con los votos en oposición a PSOE y Unidas Tenemos la posibilidad de.

Fue rechazada la petición de la concejal no adscrita, donde lamentaba que el aparato de Gobierno entorpece su tarea como integrante de la Empresa Municipal.