La organizadora general del Partido Habitual de Castilla-La Mácula, Ana Guarinos, ha creído que «no es exactamente moderación» que el presidente regional, Emiliano García-Page, se niegue a «pactar pactos» son su partido y, no obstante, si los lleve a cabo probables con Tenemos la posibilidad de, ERC y Bildu.

De esta manera respondía Guarinos al clásico mensaje de Año Nuevo de García-Page, quien dijo «no» a todas y cada una de las medidas «positivas y buenas» para la zona que ha planteado su capacitación, entre aquéllas que ha destacado las «17 ocasiones» que se ha negado a bajar los impuestos «en entre las comunidades con los sueldos mucho más bajos y la presión fiscal mucho más elevada», destacaba.

Además de esto, mencionaba a «la negativa a arrancar la Carrera Profesional Sanitaria, única zona que todavía no la ha recuperado, o la negativa a un Plan de Choque contra las listas de espera en la Sanidad», entre muchas otras proposiciones efectuadas durante estos años.

Guarinos asimismo reseñaba la «fachada» en lo concerniente a moderación, «en tanto que García-Page se identifica por decir una cosa y realizar la contraria» y le ha creído «responsable» de dejar que «todos y cada uno de los acuerdos con los exagerados y radicales, Tenemos la posibilidad de, ERC y Bildu, hayan salido adelante con el acompañamiento del socialismo castellano-manchego».

«Se han pactado indultos, capitales por supresión del delito de sedición y rebaja del delito de malversación, salida de la Guarda Civil de Navarra, que salga adelante una ley que rebaja las penas y pone en la calle a atacantes sexuales y un largo etcétera de disparates», ha añadido la dirigente ‘habitual’. «A todos ellos dijo sí, conducta que no puede considerarse moderada, sino todo lo opuesto», lamentaba.

Según Guarinos, el año a puntito de terminar se ha caracterizado, asimismo, «por la carencia de valor de quien logrando parar la deriva institucional se convirtió en peón preciso para sacarla adelante», que tachaba de «claro ataque a la Constitución De españa, a la Democracia y al Estado de Derecho, y a la separación de poderes».

«Logrando evitarla, se convirtió en una parte de exactamente la misma», culpaba a García-Page y a los causantes socialistas. «Constitucionalismo y también independentismo no caben en exactamente el mismo saco y García-Page se ha puesto del lado de lo segundo y de la deriva extremista y dañina donde ha entrado el socialismo y a la que se están prestando barones socialistas como él», ha opinado.

En este contexto, razonaba que esa falta de valor «solo es achacable al temor a perder el sillón, que cualquier fin justifica los medios, aun engañar, llevar a cabo ejercicio de cinismo día sí y día, y la incoherencia persistente. Todo ello se convirtió en su plan de actuación», ha creído.

Guarinos remarcaba, de paso, que «la moderación de García-Page es tener una cara frente a los medios y otra muy diferente en el momento en que no posee enfrente un micrófono o una cámara».

Y citaba expresiones pronunciadas por nuestro presidente regional: «Es un fácil monaguillo de (Pedro) Sánchez, un sanchista mucho más que trata de buscar su salvación, sin importarle el daño que hace a su zona, y sin importarle cuántas ocasiones debe traicionarla», zanjaba.