El desarrollo independentista es el nuevo gato de Schrödinger que «enseña» la superposición de estados en la física cuántica. Como es conocido, el minino de Schrödinger se llamaba Milton y podía estar vivo y estar fallecido. Eso mismo sucede en este momento con el procés y sus meigas. La percepción del PSC y del PSOE es que el gato del cajón sellado está frito. El independentismo, por su lado, cree que el gato es una marmota que hiberna esperando de las condiciones objetivas para escapar del sopor mucho más vivo y lozano que jamás. La singular paradoja da para una información en La Vanguardia que firma Juan Carlos Merino y que transporta el próximo titular: «Sánchez da por sepultado el procés y esgrime ‘la pacificación de Cataluña'». Dentro de la información redacta Merino que «más allá de la gran polvareda política y mediática levantada por la reforma de la malversación, aun entre ciertos ámbitos del PSOE que se preocupan su influencia electoral, en la Moncloa llaman a aguardar a que amaine el presente temporal: «No tendrá coste», afirman. A la inversa, están persuadidos de que, igual que ocurrió con la aprobación de las medidas de felicidad para los líderes del procés , en escaso tiempo se comprobarán sus efectos balsámicos. Y, lejos de ser un lastre, esta reforma penal suponen que se transformará asimismo en un «activo electoral» para el PSOE». Prosigue el artículo: «»Los indultos, la sedición y la malversación no están entre las intranquilidades de los ciudadanos en España. Además de esto, las medidas que se están adoptando son funcionales y tienen desenlaces buenos y perceptibles. Solo hay que ver la calma en las calles de Barcelona y otras ciudades catalanas. Se ha pacificado Cataluña», sostienen en la Moncloa. Y a pesar de que en este momento Oriol Junqueras y Pere Aragonès vuelvan a poner el foco en el referéndum de autodeterminación en Cataluña, por su estrategia política y electoral, en la Moncloa cierran esta puerta contundentemente: «No habrá un referéndum, ni pactado ni unilateral, por el hecho de que es inconstitucional», zanjan». Portada de ‘La Vanguardia’ del 17 de diciembre de 2022 «La calma en la calles de Barcelona». Esa oración evoca la iniciativa de la rosa de fuego. Sánchez vio la localidad en aquel estado en el momento en que festejó un consejo de ministros en la ciudad más importante catalana que terminó a tortazos en las calles mientras que un mosso d’esquadra le espetaba a un bombero forestal de la Generalitat que «la república no existe, idiota». Charlamos del 21 de diciembre de 2018. Un año después se causó la irrupción del Sunami y la toma del Campo de aviación de El Prat. Después llegó la pandemia y tras una semana de encierro y parálisis de toda actividad económica, las aguas fangosas del Puerto lucían transparentes y los cerdos salvajes deambulaban por los aledaños del Círculo Ecuestre. Total, que Sánchez hizo el obituario del desarrollo al tiempo que Pere Aragonès declaraba ayer en la Ser que el desarrollo no se encontraba fallecido, sino más bien de joda y que si el inconveniente para realizar otro referéndum es que no cabe en la Constitución, ya que se cambia la constitución y punto. Ni Schrödinger lo tenía tan claro. La reforma del Código Penal está en tránsito entre el Congreso de los Miembros del congreso de los diputados y el Senado mientras que los jueces del Tribunal Constitucional discuten sobre la paralización del trámite. En el Tribunal de Cuentas continúan extraños a la rebaja de la malversación y prosiguen los trabajos exploratorios conducentes a un juicio para la plana mayor del desarrollo, según enseña Ángeles Vázquez en El Periódico: «La consejera del Tribunal de Cuentas que determinará si hubo compromiso contable por el 1-O y la acción exterior del Govern, Elena Hernáez, rechazó la intención del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y los exconsellers Toni Comín y Clara Ponsatí de procurar eludir el trámite en contra suya por no haber pedido el pertinente suplicatorio al Parlamento Europeo para recibir autorización para lograr juzgarles al lado de otros 32 imputados. El expresident solicitó declarar como testigo, adjuntado con el exministro de Hacienda Cristóbal Montoro, tal como la interventora del Estado con competencias sobre la Generalitat y el síndic major de Comptes. De cara al próximo juicio, la consejera aceptó la declaración de Puigdemont, pero no por su solicitud, sino más bien la de otros demandados, como el asimismo expresidente de la Generalitat Artur Mas, si bien no precisó de qué forma, si por videoconferencia o en persona, lo que es difícil ya que escapó de España. Aceptó asimismo la de la interventora Luisa Lamela, que declaró en el juicio del procés, y toda la prueba reportaje pedida por las partes». El testimonio del exministro Montoro es el as en la manga de los imputados, ya que no en balde el jefe de los inspectores de Hacienda aseguró en las vísperas del referéndum del 1-O que no se había desviado ni un euro a tal propósito pues las cuentas de la Generalitat habían sido intervenidas por el Estado en las semanas anteriores al 1-O. Preclaro, Montoro. Salvador Illa empezaba la semana aduciendo en El Confidencial que en Cataluña habría una solicitud, pero que no sería sobre la autodeterminación y la cierra con una entrevista en El Món donde afirma de ERC que «Saben que un referèndum no és possible i els falta el coratge de dir-ho». La entrevista es de Sílvia Barroso y esta son las cuestiones alusivas al referido titular: Pregunta: Aquesta setmana ha fet una crítica molt dura al referèndum acordat que ha plantejat ERC. Ha dit que és «somiar truites». Però hi ha una part important de la població que és independentista i que vol canalitzar aquesta aspiració per canals democràtics. Contestación: Amb molt de respecte, el que dic és prou d’enredar la ciutadania i d’embolicar la troca. Que es diguin les coses clares. Alguns fa ben poc parlaven de la vía canadenca, ara parlen de la vía Montenegro. Prou. No hi haurà referèndum d’autodeterminació a Catalunya. No hi serà perquè no té cabuda en el nostre marc de convivència. Es fa un exercici d’engany que portarà més frustració col·laborable a Catalunya quan es plantegen coses que simplement no són possibles. El que hem viscut els darrers anys, la pandèmia i ara amb un atac als valors europeus, ens señala que el camí és justament el contrari, el d’anar plegats, amb la resta d’Espanya i amb la resta d’Europa. Amb respecte a la personalitat de cadascú. Jo defenso la personalitat del poble de Catalunya. Però hem d’anar plegats perquè compartim valors i moltes coses. Em sap molt greu que no hi hagi el coratge polític de dir la veritat als ciutadans de Catalunya. P: Vol dir que plantegen aquest referèndum i no se’l creuen? R: Saben perfectament que això no és possible. I els falta el coratge de dir la veritat. P: Per què un referèndum, pactat i organitzat de forma acordada, no hi cap en el nostre marc de convivència? R: Per les mateixes raons per les quals el Tribunal Suprem del Regne Unit ha dit que no hi ha lloc per a un segon referèndum a Escòcia. No es compleixen els condicions que preveu les Nacions Unides. El Tribunal Suprem del Regne Unit diu que Escòcia no és cap colònia i que no hi ha minories amb drets fonamentals vulnerats. Per tant, no hi cap un referèndum. Com a Catalunya, on la gent vota sovint i no cal un referèndum, que és un mecanisme divisiu. I ja n’hi ha prou de dividir la societat catalana. Nosaltres el que volem és favorecer un retrobament. P: Precisament quan la gent vota es veu que hi ha un volum important d’independentistes. Creu que això anirà canviant? R: Jo tinc tot el respecte pel que pensin els electors. Però el marc de convivència que tenim a Catalunya i Espanya, dibuixat per la Constitució i l’Estatut, permet que cadascú expressi el seu punt de vista i fins i tot que defensi projectes polítics que a mi em semblen molt equivocats, com el de la secessió i la independència. El que no permet és accionar unilateralment, com es va fer fa cinc anys. I crec que s’equivoquen greument els dirigents polítics que plantegen coses irrealitzables. És com si jo plantegés que Catalunya s’unís amb Suècia. Són coses irrealitzables i és una manca de coratge polític per dir les coses tal com són. Se acerca la Navidad y el barcelonés de caminando mira la Sagrada Familia y contempla la apoteósica iluminación de las torres de la basílica. El Planeta apunta sobre esto que empezó la cuenta atrás para la conclusión determinante de las proyectos en 4 años. Hace solo 10 absolutamente nadie pensaba que el templo expiatorio fuera a terminarse jamás. Redacta Germán González: «Hace un año, la Sagrada Familia daba la bienvenida a la Navidad estrenando la alumbrando la estrella que corona la torre de Maria, de momento el punto mucho más prominente de la basílica hasta el momento en que la pase el cimborrio de Jesús, la torre central del templo y la mucho más eleveda, justo 172,50 metros para no sobrepasar la altura de la montaña de Montjuïc. Y sucede que el arquitecto Antoni Gaudí siempre y en todo momento mostró bastante respeto por la naturaleza». Portada de ‘El Planeta’ del 17 de diciembre de 2022 Prosigue la nota: «Desde este viernes la estrella de la torre de la Virgen Maria por el momento no reluce sola. La Sagrada Familia encendió las estatuas del buey y del león de las torres de los evangelistas Lucas y Marcos tras el clásico Concierto de Navidad en la Basílica. Así mismo se presentaban frente a la localidad estas torres una vez que recientemente se acabara su construcción. La basílica cuenta ahora con tres torres centrales finalizadas de las seis que proyectó Gaudí. Las novedosas torres se iluminarám cada tarde hasta el 8 de enero entre las 18 y las 20 horas, y en estas datas asimismo se alumbrarán los conjuntos escultóricos del Nacimiento, la Adoración de los pastores y la de los Reyes de Oriente en la testera del Nacimiento. El presidente encargado de la Junta Constructora del Temple Expiatori de la Sagrada Familia, Esteve Camps, señaló que el próximo paso es terminar el núcleo de las torres centrales, con lo que las que corresponden a Mateo y Juan van a estar a fines de 2023. De esta manera se va a tener completado el grupo de los evangelistas». Cataluña se está quedando sin animales. «Catalunya ha perdut el 24% de la fauna en 20 anys», asegura Nació Digital. Ahora prácticamente no quedan mariposas, según enseña Arnau Urgell i Vidal en ese medio: «L’Índex de Mundo Viu a Catalunya s’realiza desde les dades recollides d’un total de 321 espècies de papallones, ocells, mamífers, amfibis, rèptils i peixos d’aigües continentals. El grup d’animals més afectat és el dels insectes, representats aquí per les papallones, amb disminucions de la seva abundància que ronden el 44%, que poden llegar al 70% en algunes espècies típiques de prats». Líneas después se anota que «L’equip de centres de recerca que recull i analitza la informació per llevar a cabo l’LPI-Cat fa actualitzacions cada 2 anys. És un valor que canvia a medida que es recullen noves dades i que es va divulgar per darrera vegada a l’informe de l’Estat de la Naturaleza a Catalunya 2020. Des d’aquella fita, s’hi han afegit vuit noves espècies, quatre rat-penats (pipistrel·la nana, ratpenat muntanyenc, pipistrel·la comuna i ratpenat cuallarg), tres espècies de rius i basses d’aigua (merla d’aigua, corriol petit i granota pintada) i un rèptil d’ambients càlids (dragó comú), una informació que no estava libre en l’previo càlcul». 17 de diciembre, santoral: Lázaro de Betania, Bega, Cristóbal de Collesano, Esturmio, Josep Manyanet i Vives, Juan de la Aniquila, Judicael, Modsto obispo, Vivina y Yolanda.