El rey Felipe VI hizo un llamamiento a la “unidad” y a “tener seguridad” en la nación para proteger la democracia de los “peligros” que la avizoran, por una parte, y para sobrepasar las “adversidades” que complican la vida de los españoles, por el otro. Estas son las intranquilidades que han ocupado la mayoría del clásico alegato de Nochebuena del jefe del Estado este 2022, en un instante de fuertes tensiones políticas y crisis económica. Por este motivo, ha apelado a la “compromiso” de los ciudadanos y, más que nada, de las instituciones, por el hecho de que “la división nos hace mucho más débiles; la unión nos hace más fuerte”.

Felipe VI ha aprovechado su mensaje de acompañamiento al pueblo de Ucrania –en el momento en que se cumplen 10 meses de la invasión rusa– para apuntar que “la soberanía, la integridad territorial y la independencia de los Estados son principios indefectibles de un Orden En todo el mundo apoyado en reglas y que siempre y en todo momento debe buscar la paz”. También, ha recordado que España “ha conocido contestar, no sin adversidades ni sacrificios”, a “crisis económicas, sociales o institucionales”, que “no fueron escasas durante estos años”, en referencia a la pandemia y al procés, si bien este no lo ha citado de manera explícita.

Las tres amenazas

Con estos razonamientos, el Rey ha pedido a los españoles que tengan “seguridad” en su aptitud y crean en ellos mismos, y, más que nada, ha recordado la necesidad –“siempre y en todo momento, pero mucho más aún en tiempos bien difíciles”– de comprometerse con la “democracia y con Europa, con la Unión Europea, que son ámbas columnas vertebrales sobre las que se asientan nuestro presente y nuestro futuro”. A renglón seguido, ha anotado que “las democracias en el planeta están expuestas a varios peligros que no son nuevos, pero el día de hoy consiguen una especial intensidad”. “Y España –ha proseguido– no es una salvedad”, con lo que se ha detenido en tres de esas amenazas: “La división, el deterioro de la convivencia, y la erosión de las instituciones”.

“Un país o una sociedad dividida o enfrentada no avanza, no avanza ni soluciona bien sus inconvenientes, no crea seguridad; la división hace mucho más débiles a las democracias; la unión, todo lo opuesto, las hace más fuerte”, ha reiterado Felipe VI, quien más de una vez se ha referido a la Constitución como “fruto del diálogo y del comprensión” y símbolo de la “unión”, la “apuesta de futuro, de variedad y de concordia”. “Nuestros valores constitucionales están enraizados en la sociedad de la cual formamos parte, y son por este motivo la referencia donde los españoles debemos proseguir encontrando la unión que nos afirma la seguridad, cohesión y avance. Y que nos garantiza una convivencia que, como he señalado de forma frecuente, es nuestro mayor patrimonio”.

La cima de la OTAN en La capital de españa, uno de las fotografías al lado del Rey en el alegato de Nochebuena del 2022

Mensaje a las instituciones

Pero la convivencia se enrarece si las instituciones no predican con el ejemplo. Así, el Rey hizo hincapié en la necesidad de “hacer mas fuerte” esas instituciones a fin de que sean “sólidas” y “cuiden a los ciudadanos, atiendan a sus intranquilidades, aseguren sus derechos, y apoyen a las familias y a los jóvenes en la superación de varios de sus inconvenientes rutinarios”. Dicho de otra forma, “instituciones que respondan al interés general y ejerciten sus funcionalidades con colaboración leal, con respeto a la Constitución y a las leyes, y sean un ejemplo de integridad y integridad”, ha deslizado.

Ahora, ha pedido a “todos” un “ejercicio de compromiso” y “pensar de forma edificante sobre las secuelas que ignorar esos peligros tiene la posibilidad de tener para nuestra unión, para nuestra convivencia y nuestras instituciones”. Pues, en sus expresiones, “no tenemos la posibilidad de ofrecer por hecho todo cuanto hemos construido” y, más allá de los normales avances sociales, los “principios y argumentos” de la Constitución “no tienen la posibilidad de debilitarse ni tienen que caer en el olvido”: “Son un valor único en nuestra historia constitucional y política que debemos resguardar, por el hecho de que son el sitio donde los españoles nos reconocemos y donde nos admitimos los unos a los otros, pese a nuestras diferencias; el sitio donde hemos convivido y donde convivimos en independencia”.

Todos juntos

Para finiquitar, ha proclamado que España es “una de las considerables naciones de todo el mundo, con varios siglos de historia”, y ha recordado que los españoles deben “continuar decidiendo todos juntos” su “destino” y su “futuro”. “Cuidando nuestra democracia; resguardando la convivencia; robusteciendo nuestras instituciones”, terminó.