La Real Sociedad doblegó a la UD Logroñés (0-1), extendiendo su buen estado de manera, y el Sevilla logró lo propio frente al Linares (0-5), con tres tantos de Youssef En-Nesyri y una alegría esencial, para lograr la ronda de octavos de final de la Copa del Rey, exactamente la misma hicieron Mallorca y Alavés frente Pontevedra y Valladolid.

El aparato de Imanol Alguacil prosiguió con su buen instante, sin dormirse por las Fiestas o el parón por el Mundial, y resolvió por la mínima pero sin padecer en Las Gaunas. El aparato riojano se vio próximamente a la merced de la calidad ‘taxuri-urdin’ si bien no salió del partido tras el 0-1 de Robert Navarro a la media hora.

Antes, la Real había sobre aviso con una clarísima de Sorloth y alguna mucho más de Brais Méndez. El en todo el mundo español estuvo en todos y cada jugada con riesgo, si bien el aparato local, bajo un bonito ámbito en la grada, se sostuvo parado. Mikel Merino amontonó las oportunidades vascas del segundo tiempo, donde no hubo suspense a pesar del 0-1.

La Real, vencedor de Copa en 2020, no despistó ni un centímetro y va a estar en el sorteo del sábado tras terminar con un Primera RFEF como logró el Sevilla, refugiado en la mitad de su instante difícil en Liga y con tres tantos de En-Nesyri, el tercero ahora con el Linares entregado (0-5) por la pegada contrincante.

En-Nesyri trajo el obsequio de Reyes adelantado para un Sevilla que comenzaba a acertar una tarde copera de las complejas. La mala inercia de los andaluces apareció en el campo del Linares pero el ariete marroquí voló para rematar el 0-1, como logró frente Portugal en semifinales de Probar 2022.

El ariete logró el 0-2 2 minutos después, en el 40′, en el momento en que el aparato jienense cometió el fallo de irse arriba. En un instante, en el momento en que los locales dominaban y el Sevilla solamente producía riesgo, sin Sampoli por el hecho de que fue expulsado a los 15 minutos por un Mateo Lahoz que proseguirá acaparando sucesos.

La escenificación del cinco ocasiones vencedor no había sido mala, con Suso llegando y sensación de riesgo, pero Álex Sancris tuvo unos cuantos oportunidades para los locales y el Linares sumó la posesión al guion conveniente. Entonces, En-Nesyri dejó ese cabezazo y remató el pase de un Lamela que robó a Lolo González el balón del 0-2.

Para el Sevilla fue una brújula esencial y, aun sin su técnico en la banda, halló el rumbo conveniente al partido, con un Linares que dio los últimos coletazos en la reanudación. El ataque visitante fue nuevamente contundente con el tanto en caracteristica de Squadrone, el 0-4 de Lamela y la manita que firmó En-Nesyri para conseguir alegría y tantos en la Copa con los que ofrecer contestación a la crisis en Liga.

El Mallorca precisa la prórroga y el Alavés suprime al Valladolid 

Además de esto, el Mallorca, que venía de un mal acercamiento en Getafe, debió sudar frente al Pontevedra para sellar su pase ahora en el tiempo plus (0-2). Abdón Prats y un Muriqi que entró prácticamente para la prórroga sentenciaron a los gallegos, tras 90 minutos de indecisión por la resistencia local en Pasarón.

Ruiz de Galarreta y Grenier lograron ofrecer renta a los baleares en el primer tiempo, pero los chispazos visitantes no fueron bastante. El Pontevedra, aparato de Primera RFEF, parecía tener el partido donde deseaba y, más allá de la entrada de Lee Kang-In, el Mallorca no tuvo ideas en ataque. No le entró a Giovani ni a Abdón, pero no se resistió mucho más el gol en la prórroga a los de Aguirre.

Mientras que, el Real Valladolid se sumó a la extendida lista de Primeras eliminados al caer (1-0) en Mendizorroza frente a un Deportivo Alavés que aprovechó la superioridad en el campo que dejó la roja a Fedal a los cinco minutos. El golpe para el Pucela fue aún mayor en el momento en que en el 10′ Sylla logró el 1-0, rozando el 2-0 Arroyo.

El Valladolid soportó el aguacero y tuvo hasta tres oportunidades visibles a través de Gonzalo Plata. El colombiano disculpó y en la reanudación le tocó padecer nuevamente a los visitantes. Abde y Sylla rondaron la sentencia, mientras que el Pucela se esmeró nuevamente para por lo menos fallecer en campo de un contrincante de inferior categoría.

El Barça se activa por fuerza en Copa

Por otra parte, el FC Barcelona resolvió (3-4) con una disputa inopinada frente al FC Intercity su estreno este miércoles en la Copa del Rey para entrar a octavos de final, con los tantos y el liderazgo que compartieron Ronald Araujo y Ousmane Dembélé, más allá de un triplete de Solde que logró frotarse los ojos al ‘rey de copas’.

El aparato de Xavi Hernández tuvo pegada pero asimismo obsequió atrás, transformando el cruce con el aparato de Primera RFEF en una moneda al aire por instantes. El Barça, aparato con mucho más títulos en el torneo del K.O (31), ganó el juego por calidad y acierto, pero precisó bastante y una prórroga, pese a las múltiples oportunidades que fue amasando, especialmente en los pies de Dembélé.

El Rico Pérez, casa del Hércules, tuvo un ámbito festivo pero relajado, con bastante afición blaugrana, lejos de resultar encerrona. La trampa culé fue dormirse, con el marcador a favor desde el minuto 4 y un contrincante inferior sobre el papel. El tanto de cabeza en un saque de esquina no fue lo único considerable de Araujo, siendo el central asimismo definitivo atrás, en su regreso tras lesión y tras ir al Mundial con Uruguay pero no jugar.

El sudamericano ejercitó de jefe y sacó además de esto bajo palos la mejor local, un remate de Aarón Piñán que se colaba en internet. El Barça, con Pablo Torre y Memphis en el once y sin Pedri ni Lewandowski, tocó bien y veloz pero próximamente llegó ese aviso de Piñán. Las carreras de Dembélé sirvieron a los de Xavi para no caer en el sopor pero la lengua francesa excusó bastante.

En la reanudación, a pesar del goteo del galo sobre la misión local, el Intercity cambió el plan a una versión mucho más ofensiva, jugando en campo opuesto y recobrando balones de riesgo. Al Barça se le vieron las costuras y Solde, hombre del partido, logró el 1-1.

Xavi movió banquillo con Gavi, Rapinha y un Eric García que no dio exactamente la misma seguridad que Araujo, y halló la contestación próximamente en la enésima de Dembélé (1-2). La lengua francesa definió perfectamente picando el balón frente al portero, pero el partido se volvió desquiciado. Solde, como pesadilla culé, anuló el tanto del francés y apareció de nuevo para igualar el que logró después Rapinha, tras asistencia de un Alba que dejó una enorme actuación.

El choque salió a la prórroga con un Barça volcado, atacando con todo, pero desatendiendo atrás. El Intercity rozó la gesta pero el asedió culé se cobró el 3-4 con Ansu Fati. El aparato de Xavi se puso las pilas por fuerza en un principio copero que, eso sí, igual les recuerda a la Copa ganada con Koeman a partir de prórrogas.