El nuevo tanatorio de Sants interferirá de manera destacable con la reforma de la estación, cuya obra acabará en 2026. El polémico velatorio ubicado al lado del conector ferroviario prevé usará una parte del párking subterráneo a pesar de que el gestor de infraestructuras utilizará esta región para cuadrar la parrilla de taxis.

Un conjunto de pequeños jugando frente la vieja factoría que acogerá el polémico tanatorio de Sants / CG

La colisión entre la reforma de Sants y el futuro tanatorio, que habitantes organizados en la interfaz Stop Tanatori tratan de parar en los tribunales, la resaltan fuentes vecinales, que alertan de que Funeraria San Ricardo, el promotor, consiguió la luz verde para crear la instalación y la licencia de proyectos «por el hecho de que pactó plazas de párking en un estacionamiento próximo». En este momento, ese subterráneo lo empleará Adif para la parrilla de taxis, con lo que empleo de movilidad y funerario deberán convivir, lo que «difícilmente van a hacer». 

Pacto para 30 plazas

Las voces consultadas resaltan que San Ricardo pudo aprobar el plan urbanístico y conseguir la licencia de proyectos por el hecho de que pactó con el operador Saba el alquiler de 30 plazas de párking bajo la estación de Sants. La acuerdo se alcanzó en el mes de noviembre de 2020, en el momento en que la reforma del hub ferroviario solamente era un concepto de futuro. En este momento, sin embargo, las plazas de la funeraria bajo la estación molestan pues interfieren con una sección señalada de la reforma proyectada. Los usuarios van a deber entrar a este estacionamiento para lograr tomar un taxi, puesto que se desplazará la presente parada en área hasta allí. 

El Municipio de Barcelona, que coparticipa en la idea de rehabilitación de la infraestructura ferroviaria, señala que la intervención en el nodo de transporte público «está en etapa de estudio y se van a ir concretando datos», como la coexistencia del equipamiento mortuorio con el de la alta movilidad que hay en torno a una estación con las peculiaridades de Barcelona Sants. 

«Usos diferentes»

Desde el ámbito urbanístico enmiendan esta explicación. Recuerdan que la obtención del permiso municipal para alzar el tanatorio implicaba tener espacio de estacionamiento para atender las pretensiones del equipamiento público, cuestión que se logró al «denegar distintas plazas de párking cerca del edificio, algo a eso que ordena la ley». Sin embargo, Adif avanza que la novedosa Sants usará ese estacionamiento como parilla para los taxis que en este momento están en área. «¿De qué manera se conjugarán los dos usos?», se preguntan estas voces. 

Fuentes vecinales han recordado que el emprendimiento de Adif, que se presentó a los habitantes en el Casinet d’Hostafrancs, primero, y a los medios, después, «prevé 2 estacionamientos, uno con salida en la calle Numància y otro en Comtes de Bell-Lloc; el primero de empleo público y el segundo como punto logístico de Adif». En la primera instalación es donde Funeraria San Ricardo prevé cuadrar sus plazas. Exactamente las mismas voces han alertado de que la parrilla de taxis de Sants «reúne a cientos de automóviles en hora punta», con lo que chocaría con las pretensiones de las salas de velatorios. 

Emprendimiento polémico

El encaje por solucionar entre el párking del tanatorio de Sants y la novedosa estación es la última polémica en un largo historial de polémicas en el emprendimiento de novedosa funeraria en medio del tejido residencial de este vecindario. Antes, los vecinos trataron de derruir el emprendimiento al impugnar el plan urbanístico (PEUI) primero y la licencia de proyectos después. Memora, otra compañía del campo, asimismo hizo lo propio. La última palabra sobre los escritos contra la obra la tiene el Tribunal Superior de Justicia de cataluña (TSJC). 

Enrique Albiol (i) con directivos del sector y el futuro Tanatorio de Sants con un cartel que reza 'Fuera Buitres' / CG

Enrique Albiol (i) con directivos del ámbito y el futuro tanatorio de Sants con un letrero que reza ‘Fuera Buitres’ / CG

Los contrarios al emprendimiento afean la proximidad a los pisos de la salón funeraria –que ha causado cambios de hogar– , el encontronazo sobre la movilidad, el riesgo para la composición de la vieja Factoría Cánido Climent, la nave que cobijará la salón y es un bien cultural de interés local (BCIL), y el cambio de tejido comercial en el vecindario. En verdad, ahora se han denunciado desperfectos en el edificio histórico a lo largo de los trabajos. 

Ámbito asegurador

Ello sin perjuicio de que los impulsores de la inversión, la familia Almirall Bellido, tienen cargos registrales directos en el campo asegurador, algo que choca con la ordenanza funeraria de Barcelona, explicó Crónica Global, que prohíbe a los agentes de seguros operar en el campo de final de vida. Con todo, el municipio protege que es un aspecto menor por el hecho de que a pesar de que los inversionistas de los dos negocios son exactamente los mismos, las ocupaciones se explotan mediante 2 compañías distintas. 

Nuestra ordenanza local que regula el ámbito de los sepelios está pendiente de revisión. Para esto, el gobierno municipal ha levantado una moratoria de nuevos tanatorios hasta verano de 2023. Lo hizo, según el consistorio, para organizar el campo, si bien fuentes de la industria recuerdan que lo logró una vez que Funeraria San Ricardo intentara abrir otro velatorio en el Poble-sec. Además, la firma registró fabricantes para establecerse en Eixample y Horta-Guinardó, previo pacto con Áltima, otro enorme de las pompas mortuorios, para la explotación.