El Tribunal de Cuentas inspecciona el dinero que el Municipio de Almacelles pagó, presuntamente, a integrantes del consistorio de esta ciudad ilerdense entre 2015 y 2019 por ayudar a plenos y juntas de gobierno.

Según comunica el períodico Segre, Cuentas cuestiona la distribución de 211.030 euros en tal intérvalo de tiempo al entonces alcalde, Josep Ibarz, y a otros ediles del gobierno y la oposición.

El tribunal le demanda a Ibarz, hoy en dia inhabilitado por nueve años, y al interventor municipal que depositen o firmen acredites por esta cantidad con intereses: un total de 242.277 euros. Con este dinero van a deber contestar sobre el supuesto perjuicio a las arcas locales caso de que la investigación lo concluya ratificando. Al por aquellas datas secretario le demanda 18.322 euros.

Investigación en curso

El Tribunal de Cuentas demanda fianzas antes de finalizar la investigación al ver rastros de presunto empleo indebido del dinero público. En la situacion Almacelles, la investigación se inició a causa de un informe de la Oficina Antifraude de Catalunya.

En el orden previo, el exconvergente Ibarz era diputado provincial con dedicación completa en la Diputación, y cobraba por proceder a plenos y juntas de gobierno en el municipio de Almacelles, algo que reportes del consistorio ven legal. 

No obstante, el tribunal valora que cobrar un salario de la Diputación es “incompatible” con indemnizaciones por asambleas en un municipio. Ibarz recibió 113.950 euros por este término en 4 años, algo que ve “desproporcionado”. Además, considera opuesto a la normativa que el alcalde cobrase mucho más que el resto de ediles por cada sesión, que hubiese pagos para integrantes de la oposición que asistían a las juntas de gobierno y que los portavoces de los conjuntos políticos recibiesen 60 euros por mes.