La Sección Quinta de la Salón de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) reconoce por vez primera el derecho de una pupila a recibir una o múltiples materias primordiales en español, sin utilizar porcentajes y evitando el bloqueo de la cuestión de inconstitucionalidad planteada contra las recientes leyes catalanas que regulan los usos lingüísticos en las academias. La salón da prioridad a que el español sea vehicular y no quede achicado a una presencia residual.

Carga laborable

La sentencia, que es estable, cree relativamente el recurso interpuesto por los progenitores de una pequeña y ordena a que reciba de forma eficaz el español, no solo en la asignatura pertinente al estudio pertinente a esta lengua, sino más bien una o múltiples materias o materias auxiliares “que por su relevancia, en el grupo del currículo y su carga laborable, logren ser consideradas como primordiales”.

La Reunión por una Escuela Políglota (AEB), que ha asesorado a la familia, ha valorado muy de forma positiva la sentencia.

El desarrollo arrancó en el mes de julio de 2019, en el momento en que el TSJC aceptó el recurso de una familia contra el emprendimiento lingüístico del instituto privado Sagrada Familia Urgell de Barcelona. Los recurrentes demandaban la escolarización en español y catalán en una proporción semejante, y subsidiariamente, la enseñanza en español en un porcentaje no inferior a un 25% de materias. La familia invocó la doctrina del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo para reclamar, además, que las comunicaciones internas del centro asimismo se hagan en las dos lenguas.

Autonomía de centros

La Consejería de Educación de la Generalitat se opuso al estimar que cambiar el emprendimiento lingüístico de la escuela supondría una restricción de su autonomía para elegir las competencias lingüísticas, y que afectaría a todos y cada uno de los estudiantes de exactamente la misma.

La sentencia reconoce la autonomía de los centros, pero “eso no excluye la obligación de cumplir las reglas jurídicas que resulten ajustables, o sea, la obligación de respetar el marco jurídico”.

Cumplir la legalidad

“Al fin y al cabo –añade–, si un usuario del servicio elabora una reclamación referida al eventual incumplimiento de la legalidad por la parte de un centro, el Departamento no puede rehuir de su obligación de encauzar, revisar y solucionar esta protesta y, en su caso , de realizar cumplir la legalidad en el centro escolar en cuestión, sin que la autonomía del centro sea un obstáculo. Una compromiso que, como es evidente, no degenera en lo que hace referencia al marco jurídico que regula la utilización enseñante de las lenguas”.

Manifestación contra el fallo del TSJC del español en las academias / EP

La salón recuerda nuevamente la jurisprudencia constitucional, tal como visto que “la referencia a la inmersión lingüística del producto 15 de la Ley 12/09, de educación de Cataluña, no ha de ser entendida como un orden de enseñanza monolingüe sino más bien como una herramienta de normalización lingüística del catalán; o sea, la situación de esta lengua como centro de gravedad del sistema en el momento en que su normalización de este modo lo demande”. Y precisa: “Esto no significa la exclusión del español como lengua covehicular o su reducción a una presencia residual”.

Carácter troncal

“La jurisprudencia de este Tribunal y la del Tribunal Supremo –añade– ha predeterminado que, independientemente de que el modelo acepte elasticidad en función de las situaciones, hay un mínimo bajo el que es imposible comprender que la utilización vehicular de la lengua sea habitual en el sistema. En este sentido, se ha fijado un empleo vehicular mínimo del 25% de las horas laborables. Un porcentaje que, aparte de la enseñanza de nuestra lengua oficial, debe integrar íntegramente por lo menos el de otra área, materia o asignatura no lingüística curricular de carácter troncal o análogo”.

El TSJC menciona a la ley y decreto aprobados por el Govern que regulan los usos lingüísticos en las salas, y a la cuestión de inconstitucionalidad planteada por visto que “rompían la paridad cualitativa de una y otra lengua oficial, en el sentido de que solo se reconocía al catalán la condición de lengua vehicular habitual en la enseñanza, al paso que el español quedaba con limite a una utilización curricular o didáctica, cuya intensidad no queda garantizada mucho más que en lo que sea preciso para asegurar su conocimiento al terminar la enseñanza obligatoria”. No obstante, los jueces eligen por soslayar el bloqueo que logre suscitar esa cuestión.

Paridas cualitativa

«No se expone en este recurso la situación general del sistema de enseñanza de Cataluña, sino más bien la situación específica de la hija del recurrente. Lo importante para una situación específica no es propiamente la caracterización formal de una y otra lengua oficial, su paridad cualitativa o los criterios en general para saber su empleo enseñante por la parte del centro escolar. Lo esencial es la oportunidad de asegurar jurisdiccionalmente al alumno un empleo enseñante mínimo del español que, al fin y al cabo, es lo que aquí se quiere”.

Y en un caso así “debemos estimar que la presencia del español es deficiente sabiendo en conjunto la naturaleza de las materias y las horas laborables dadas en esta lengua”.

Educación física

Precisamente, “la Educación Física es una mucho más de las ocho áreas de la educación principal, según dispone el producto 8 del Decreto 175/2022, que son áreas no jerarquizadas en función de su relevancia. Asimismo es verdad que la Educación Física fué alcanzando una relevancia suficientemente importante en la educación y en la significación para el alumno, dada su vinculación con el deporte y asimismo con la salud física y mental, según los contenidos atribuidos a esta materia. No obstante, no es menos cierto que la utilización del lenguaje no posee en esta asignatura la importancia que tiene en el resto materias, con lo que probablemente se podría estimar que la utilización vehicular del español es inferior a la del inglés que, con exactamente el mismo número de horas laborables incluye 2 materias curriculares obligatorias, en las que la utilización de la lengua es intensivo y de mucha importancia”.

Escuela Turó Drac de Canet de Mar / EUROPA PRESS

Escuela Turó Drac de Canet de Mar / EUROPA PRESS

Concluyen los jueces que “si bien no logre usarse un factor porcentual como solicita el recurrente, el saber exacto de la situación específica de la pupila perjudicada deja en un caso así entablar una garantía de adecuación del empleo de las lenguas oficiales, según con el sistema de conjunción lingüística en términos substancialmente iguales a los pedidos, en concreto, reconociendo el derecho del actor que, mientras que su hija continúe escolarizada en el sistema educativo catalán, reciba de manera eficaz en español, además del asignatura o materia pertinente al estudio de esa lengua, una o unas materias o materias auxiliares que, por su relevancia en el grupo del currículo y su carga laborable, logren ser consideradas como primordiales”.