La sugerencia que logró ayer el asesor de Territorio de la Generalitat, Juli Fernández, de sacar a las compañías aéreas low-cost del campo de aviación de El Prat para derivar su operativa a instalaciones secundarias como Girona y Reus no solo choca con la normativa del campo, como advierte la patronal ALA, sino además de esto vaciaría de usuarios el primer aeródromo catalán.

Según las cantidades de 2022 recabadas por Aena, cinco compañías de bajo coste alcanzaron una cuota próxima al 70% de pasajeros en el último ejercicio. Exactamente el mismo año en que El Prat encajó el cierre áereo de Asia y, en menor medida, la carencia de sendas con Rusia y Ucrania gracias a la guerra, que provocaron una caída de 11 millones de individuos en la infraestructura metropolitana.

Dominio de las ‘bajo coste’

Las cinco compañías aéreas fueron Vueling –con un 41,7% de los 41,63 millones de usuarios que emplearon El Prat–, Ryanair –17,8%–, Easyjet –5,07%–, Wizz Air –2,88%– y Level –Aena no proporciona datos separados para la marca barcelonesa en tanto que la tiene dentro en Iberia, que como hólding registró un 3,74%–. Una suma que se acerca al 70% del pasaje.

Ajeno de la pérdida de individuos en cantidades absolutas, transversal para todos y cada uno de los operadores, los datos de Aena comprueban la buena salud de los vuelos accesibles en Barcelona. De esta forma, Vueling ganó en porcentaje sobre el total en comparación con 2019: en el año pre-Covid transportó el 38,68% de pasajeros, en oposición al 41,7% de hoy. Asimismo ganó presencia sobre el total Ryanair, que pasó del 14,85% al 17,84%.

Avión de Vueling, en una imagen del archivo / VUELING

Ampliación de El Prat

A la visión de estos números llama la atención la iniciativa del conseller de Territorio, que expuso su veto a las bajo coste en el marco del enfrentamiento sobre la ampliación de la tercera pista de El Prat. El Govern prosigue reticente en frente de la idea apoyada por el empresariado catalán –Foment trabaja con un nuevo plan que presentará antes del verano– para relanzar el campo de aviación como un enorme nodo de interconexión aérea en el conjunto de naciones. Idea que naufragó en 2021 por la falta de comprensión entre Gobierno y Generalitat pero que se ha colado en la negociación presupuestaria por la presión del PSC.

Pero el Govern nunca ha propuesto despedir a las flotas de bajo coste, sino expresó inquietudes sobre las garantías medioambientales de la extensión de la tercera pista. El nuevo giro de Fernández, además de esto, se encuentra con la regulación sectorial. En afirmaciones a Crónica Global, el presidente de la patronal ALA (Asociación de Líneas Aéreas)Javier Gándara, no ve óbice a fin de que las low-cost despeguen desde El Prat.

Regulación aérea

«La resolución de qué compañías trabajan en un campo de aviación y a qué horas lo hacen es algo que transporta varios años regulado en todo el mundo y europeo», enseña. En el campo comunitario, se habla del reglamento 95 elaborado en 1993 por el Consejo Europeo en el que se establecen las condiciones para gozar de franjas horarias slots, en la jerga del campo–. Mientras que se cumplan las condiciones de tal reglamento, no hay salvaguardas en contra para desterrar a ciertas compañías de las instalaciones.

Por otra parte, Gándara ten en cuenta que «lo frecuente en alguno de los hubs de europa es que entre el 60% y el 70% del tráfico de largo radio no tenga como origen o destino la localidad o región de predominación de ese hub, sino hablamos de tráfico con conexión cuya región de predominación es toda Europa».

Varios pasajeros comprueban si sus vuelos se han visto afectados por la huelga de tripulantes de cabina en el aeropuerto de El Prat / LORENA SOPENA - EUROPA PRESS

Múltiples usuarios procuran sus vuelos en el campo de aviación de El Prat / LORENA SOPENA – EUROPA PRESS

El ejemplo de Schiphol

El presidente de ALA razona que carece de sentido «sacrificar» la red de corto y medio radio que cubren las bajo coste para poder vuelos intercontinentales, sino las dos costumbres tienen la posibilidad de coexistir como sucede en campo de aviación de Ámsterdam-Schiphol –donde la segunda compañía con mucho más tráfico aéreo tiene tarifas económicas–. En esta línea se expresa asimismo un representante de Vueling, que añade que su papel en el campo de aviación de Barcelona resulta «clave para su desempeño como hub en todo el mundo».

«Vueling asimismo permite la conexión de otras zonas con el resto de todo el mundo en tanto que torna posible la conexión con sitios de largo radio. No solo posibilita la conectividad para sus clientes del servicio sino más bien asimismo para otras compañías aéreas de largo radio, aportando enorme conectividad en todo el mundo«, sintetiza este interlocutor.