La derogación del delito de sedición y la rebaja de penas por el de malversación impulsadas por el Gobierno de PSOE y Unidas Tenemos la posibilidad de para favorecer a los líderes del referéndum ilegal de secesión de Cataluña del 1-O no han traído consigo la «desinflamación» que presagió el presidente Pedro Sánchez por la parte de sus asociados nacionalistas en el Congreso. El líder socialista dio por hecho que, con estas novedosas cesiones, «el procés ahora se terminó». Pero desde la Generalitat han vuelto a dejarle claro que no es de esta manera, y que no lo va a ser hasta el momento en que en Cataluña se celebre un referéndum de «autodeterminación».

De esta forma lo ha advertido este lunes ERC, cuya representante Marta Vilalta anunció que su partido se sumará a las manifestaciones secesionistas contra la cima hispanofrancesa en Barcelona del próximo 19 de enero, a la que asistirán tanto nuestro Pedro Sánchez como el presidente francés, Emmanuel Macron. Unas movilizaciones convocadas, como es costumbre, por las entidades similares al Govern secesionista –Antes de Cristoy Òmnium Cultural– y el Consell per la República del expresidente de la Generalitat fugado de la justicia Carles Puigdemont, por ejemplo.

Desafío a España y Francia

Con esta adhesión, ERC ten en cuenta que su propósito es «mandar un mensaje clarísimo» tanto a Sánchez como a otros integrantes de su Ejecutivo, como el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, por haber dado por finiquitado el procés. «El independentismo prosigue bien vivo», enfatizó Vilalta, según la que «el enfrentamiento político con el Estado» prosigue sin resolverse.

De esta manera, ERC participará en la movilización «para proteger», según sus expresiones, «la república catalana y la amnistía, y recordarle al Gobierno español y francés que no hay una situación de normalidad en Cataluña«. Según Vilalta, esa «normalidad» no se alcanzará hasta el momento en que el Gobierno conceda a los nacionalistas un referéndum para separarse del resto de España y cese lo que llama «persecución política» al independentismo gobernante en la zona.

Vilalta, que no ha concretado a qué nivel participará ERC en las movilizaciones, mantuvo que su partido siempre y en todo momento apostó por formar parte en manifestaciones «transversales» que defiendan la secesión de Cataluña y la amnistía de los imputados por el golpe secesionista de 2017 en Cataluña.