Sant Adrià de Besòs volvió a padecer este fin de semana un intento de okupación. No obstante, los allanadores fueron expulsados merced a la presión vecinal y a las patrullas nocturnas anunciadas por la regidora de la ciudad, Filo Cañete, y acordadas la semana anterior en una asamblea de la junta de seguridad. La socialista ha contribuido a liquidar la inseguridad en las calles con mucho más agentes, y si bien debe continuar haciendo un trabajo en esa línea, va por el buen sendero si desea terminar con el primordial inconveniente que tiene la localidad.