Las rebajas de penas impulsadas por el Gobierno de PSOE y Unidas Tenemos la posibilidad de a medida de sus asociados independentistas tienen la posibilidad de tener entre sus adjudicatarios a 2 líderes de ERC todavía atentos de juicio por el procés. Se habla del diputado Josep Maria Jové y del nuevo presidente del Puerto de Barcelona, Lluís Salvadó. La Fiscalía ha solicitado al Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) que amplíe el período para enseñar el escrito de acusación contra los dos gracias a los cambios en la tipificación penal del delito de malversación que se les asigna por la preparación del referéndum ilegal y unilateral de secesión de Cataluña del 1-O.

De entrada, el período terminaba el próximo 20 de enero pero, en un escrito este viernes, la Fiscalía Superior de Cataluña demanda en este momento al tribunal que le dé 30 días mucho más para presentarlo.

«Incidencia importante» de las reformas

El fiscal Pedro Ariche arguye que la reforma a la baja de las penas «tiene la posibilidad de tener incidencia importante en la formulación concreta» de la acusación por malversación, tal como en la eventual condena que se les logre utilizar por este delito.

La fiscalía muestra que desea utilizar la reforma penal con «unidad de actuación» y, en este sentido, fuentes de la fiscalía ahora explicaron el martes que la Fiscalía General del Estado unificará criterios para utilizar la reforma del Código Penal que entró en vigor ayer jueves.

Jové y Salvadó están procesados al lado de la consellera de Cultura, Natàlia Garriga, por presunta desobediencia en los preparativos del referéndum ilegal y unilateral secesionista del 1-O y, siendo aforados, les juzgará el TSJC.

Garriga solo está procesada por presunta desobediencia y a ellos 2, aparte de desobediencia, asimismo se les atribuyen los supuestos delitos de prevaricación y malversación.