Foment del Treball ha valorado de forma positiva el tercer bulto de medidas para mitigar los efectos de la inflación aprobado este martes por el Gobierno, que incluye la supresión temporal del IVA de ciertos alimentos, la prórroga del encuentre a los alquileres y un cheque de 200 euros para familias con capital inferiores a 27.000 euros.

En conjunto, un grupo de medidas con un encontronazo de 10.000 millones de euros que, para la patronal, resulta «alarmante» pues deja fuera ayudas para las compañías mucho más atacables.

Gratuidad de Renfe

Además de esto, ha incidido en que la gratuidad de los viajes en Renfe piensa un castigo para otras elecciones gestionadas por las comunidades autónomas.

Mientras que se bonifican al 100% los recorridos en el operador nacional de ferrocarril, otros medios de transporte participados por las autonomías solo tienen una bonificación del 50%.

Otras medidas

La patronal asimismo ha exhibido su preocupación por la reiteración de novedosas limitaciones a la restricción de los alquileres y al impago de servicios, con lo que puede acarrear de inseguridad jurídica, y por financiarlas con mayores fondos públicos en lugar de al cargo del presupuesto común.

Por otra parte, Foment ha sostenido que todavía persiste la necesidad de sostener las medidas de reducción de la fiscalidad energética. Pese a comprender la supresión de la reducción general de 20 céntimos al carburante, la organización empresarial ha apuntado que podría haber sido conveniente adoptar esta resolución de manera menos áspera.