La junta directiva de Foment del Treball ha solicitado a los causantes políticos que las convocatorias electorales de 2023, tanto municipales como autonómicas, no impidan tomar las medidas primordiales para enfrentar los desafíos de la economía de españa.

En su primera asamblea en 2023, la patronal ha señalado que el «control de la inflación«, que cerró el año con un IPC del 5,6% en el mes de diciembre, como la «eficacia de los fondos Next Generation» son los primordiales retos de la reactivación económica. A estos hay que agregar, como ha remarcado su presidente Josep Sánchez Llibre, los sobrecostes energéticos que prosiguen perjudicando a varios campos industriales.

Llamada de atención

«Todas y cada una de las previsiones de 2023 se fueron recortando en todo el año, para terminar en estimaciones muy magras en relación a lo en un inicio estimado, con una inclinación marcada a la moderación», ha alertado la patronal en un aviso.

La organización empresarial no ha amado efectuar una «opinión fatalista» de la coyuntura económica, pero sí hizo un llamado contra el electoralismo para que la cita con las urnas no desvíe la atención de los inconvenientes del tejido productivo.

Presupuesto de Foment

Por otra parte, Foment ha asegurado que las cantidades de previsión de cierre del ejercicio de 2022 señalan a un incremento de asociados.

Los datos preliminares apuntan que se ha cerrado el último año con un superávit de 276.363 euros, debido al incremento de la masa popular y al cuidado de los distintos programas de la patronal. El presupuesto para 2023 está sosprechado en 7,8 millones.