Foment del Treball insta al Govern de la Generalitat a trabajar en la optimización de la orientación profesional de los jóvenes para «reducir el desajuste entre la oferta de plazas de FP y la demanda». Según los datos del Departamento de Educación, para el curso 2022-2023 quedan 27.000 plazas de FP por contemplar y, no obstante, 20.000 alumnos no pudieron seleccionar su especialidad de prioridad.

Por este motivo, la patronal ofrece la creación de un conjunto de trabajo concreto que aborde los inconvenientes de asignación de plazas de FP «para eludir que se transforme en un inconveniente estructural«. Foment comprende las adversidades que muestra el desarrollo, «pero no ofrecer contestación a un emprendimiento de vida profesional crea indecisión en 20.000 familias, decepción, abandono, desconfianza y, como resultado, la regresión del Sistema, aparte de las secuelas negativas para la actividad económica», advierte.

Escasez de personal

En un aviso, la entidad encabezada por Josep Sànchez-Llibre enseña que varios campos productivos trasladan la escasez de personal preparado en el mercado de trabajo, en especial en el ambiente industrial, «lo que perjudica dificultosamente la competitividad y el desarrollo empresarial. La patronal teme estar frente a una situación estructural y no coyuntural, lo que supondría un serio problema popular y económico».

Foment confía en que hay margen y intención política de optimización y pide que se cree en el seno de la Comisión Rectora, como órgano rector de planificación estratégica y evaluación de las políticas del Sistema de Capacitación y Cualificación Profesional, una vez famosa la fotografía final del curso 2022-23, «un conjunto de trabajo concreto que analice la situación y aborde las causas que lo causan y los probables peligros a enfrentar, a fin de que a través de los elementos precisos aporte resoluciones dónde la orientación profesional sea una prioridad inaplazable».

Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment del Treball / FOMENT DEL TREBALL

Foment ahora expresó su malestar en la Comisión Rectora y en medios sobre la deficiente planificación del desarrollo de preinscripción en el curso 2021-2022 y también instó a la administración responsable a poner todos y cada uno de los elementos precisos a fin de que no volviese a ocurrir en el curso 2022-2023, a través de la prospección del mercado de trabajo y, lo que nos semeja más esencial, la orientación y el acompañamiento, en congruencia con las expresiones del presidente de la Generalitat sobre que “que esta es la legislatura de la FP”.

«Valor popular de primer orden»

La Capacitación Profesional representa para Foment del Treball «un valor popular de primer orden, no solo con lo que tiene relación a su valor estratégico para una economía que quiere seguir y prosperar la competitividad de las compañías, si no por su probada aptitud de inserción laboral en el mercado de trabajo y como resultado, aparte de progresar los índices previamente nombrados, de reducir el peligro de exclusión popular.

A lo largo de los últimos años «la percepción popular de la Capacitación Profesional ha mejorado sensiblemente y representa una alternativa tan válida como el bachillerato para los alumnos de este país. Se creó una expectativa, a la que es conveniente ofrecer contestación de forma eficaz, sin dejar a absolutamente nadie atrás, o, en caso contrario, se crea decepción, abandono y regresión».