La primera línea de Diagonal Mar pertence a los cobijos preferidos de futbolistas y millonarios