Perros, aves, abejas y otros insectos conviven con los humanos en el complejo turístico sostenible Talaia