El expresidente andaluz José Antonio Griñán no va a entrar en prisión para cumplir la condena de seis años de prisión por la situacion de los ERE hasta el momento en que la Audiencia de Sevilla reciba un informe del Centro de Medicina Legal sobre el cáncer de próstata que sufre, han informado a EFE fuentes judiciales.

La Audiencia acordó el pasado viernes que un forense informe sobre el estado de salud de Griñán, de 76 años, antes de elegir si tiene presente la solicitud de suspensión de su ingreso en la prisión, para lo que en un inicio tenía de período hasta el 1 de enero.

En esa solicitud de la Audiencia se incluye «implícitamente» que Griñán no entre en la prisión hasta el momento en que el Centro de Medicina Legal emita su informe, para lo que podría someter a pruebas médicas al expresidente o ofrecer por buenos los reportes que ha anunciado su defensa, han añadido las fuentes.

En los reportes del letrado de Griñán, presentados el pasado jueves, se volvía a soliciar la suspensión de su entrada en prisión por el hecho de que las pruebas efectuadas afirman el «prominente peligro» del cáncer de próstata que sufre y por el que ha iniciado el régimen.

El letrado destacaba que el ingreso en un centro carcelario de Griñán «acrecentaría el peligro de fracaso del régimen iniciado, complicaría su control por expertos en onco-urología y podría achicar su expectativa de vida».

José Antonio Griñán fue culpado a seis años y un par de días de prisión y también inhabilitación a lo largo de 15 años por los delitos de malversación y prevaricación en la llamada parte política del caso de los ERE.

Hasta la actualidad, por la situacion de los ERE solo ha ingresado en una prisión de Sevilla la exconsejera de Hacienda Carmen Martínez-Aguayo para cumplir una lástima de seis años de prisión.

Otros cinco ex- altos cargos de la Junta de Andalucía tienen de período hasta el 1 de enero para entrar en prisión, y la Audiencia suspendió la entrada en la prisión del exconsejero Agustín Barberá por patología grave.