El Ministerio de Hacienda confirmó últimamente una inyección excepcional de fondos para las entidades locales, contemplada en la Ley de Capitales En general del Estado de 2022. En la provincia de Albacete va a suponer el desembolso por la parte del Estado de cerca de siete millones de euros, de los que 3,7 corresponden a la Diputación de Albacete, prácticamente 2,2 millones de euros al Municipio de la ciudad más importante y poco mucho más de un millón se reparte entre los 86 sobrantes.

Esta aportación se ajusta a otra de las medidas poco comúnes que se adoptaron para atenuar el efecto de la pandemia del Covid-19 en las economías locales, específicamente a compensar la liquidación negativa de su participación en los tributos del Estado. 

Así como establece la legislación de la Administración local, el Gobierno central hace todos los años entregas a cuenta por mes a los municipios, fundamentadas en la previsión de capital por esos tributos (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, el Impuesto sobre el Valor Añadido y ciertos impuestos particulares). Cerradas las cuentas del ejercicio, la cantidad recibida se equipara con lo que hubiese correspondido con la recaudación real y la liquidación puede ser efectiva o negativa para cada ayuntamiento.

En la situacion de 2020, dado el parón que padeció la actividad económica, lo colectado estuvo claramente bajo lo que se preveía y se había ido abonando a los ayuntamientos. Para eludir un menoscabo a esa administración local se adoptó la medida de no tomar en consideración las liquidaciones negativas, idea que se sumaba a  otras como la suspensión de las reglas fiscales para hacer más simple que los consistorios tengan la posibilidad de tener su superávit para efectuar costos.

Específicamente, una predisposición agregada del Presupuesto estatal de 2022 fijaba la predisposición de una partida de prácticamente 732 millones de euros, de carácter ampliable, «para dotar de mayor financiación en 2022 a las entidades locales, con ocasión de los saldos globales negativos de las liquidaciones de la participación en tributos del Estado relacionadas al ejercicio 2020». Esa transferencia, que el Gobierno se comprometió a abonar en el último período de tres meses del año en curso, no posee carácter condicionado.

Con esto, excluidas la Diputación y la ciudad más importante (que se rigen por el régimen de cesión de tributos), la cuantía media aportada a los municipios albacetenses es de 11.639 euros. Las proporciones particulares, condicionadas eminentemente por la población, entre otros muchos causantes, van desde 168.032 euros para el Municipio de Hellín a los 467 que recibe el de Villa de Ves.