El primer secretario del PSC, Salvador Illa, ha intercambiado este miércoles mensajes con el presidente de Castilla-La Mácula, Emiliano García-Page, y le ha pedido «altura de miras» sobre esto de la situación en Cataluña, aparte de ratificar que no va a haber referéndum de independencia.

El presidente castellano-manchego, Emiliano García-Page, puso voz a los socialistas mucho más críticos con el pacto del PSOE con ERC sobre la reforma de los delitos de sedición y malversación al garantizar que «no es soportable pactar con los criminales su condena», mientras que el Gobierno prioriza la búsqueda de «resoluciones» en Cataluña.

El malestar y las inquietudes en el PSOE sobre el acompañamiento a la reforma del delito de malversación prosiguen latentes, y mucho más aún una vez que ERC haya dado un paso mucho más al proponer un referéndum sobre la independencia en Cataluña pactado con el Estado, con un mínimo del 50 % de participación y de un 55 % de síes.

La mejor situación en cinco años

Tras esas críticas de Page, Illa le ha enviado distintos mensajes para solicitarle tranquilidad en «un instante tan esencial para la convivencia en Cataluña, desde la prueba de que la situación es preferible que la de hace cinco años», según explicó el líder del PSC en afirmaciones a los medios en el Parlament.

Illa, que ha detallado que sostiene un trato cordial con el presidente de Castilla-La Mácula, asimismo le ha trasmitido en ese trueque de mensajes que «lo que es bueno para Cataluña, es bueno para España», y le ha tranquilizado agregando que el PSC «ha garantizado y garantizará el cumplimiento íntegro de la Constitución en Cataluña».

Ha precisado que es el único de los barones del PSOE con quien mencionó y que no lo hizo ni con el presidente aragonés, Javier Lambán, ni con el extremeño, Guillermo Fernández Vara.

Solicitud, que no referéndum

Con ese enfrentamiento abierto, Illa ha sobre aviso, por su lado, al independentismo en una entrevista publicada el día de hoy en El Confidencial que «no va a haber autodeterminación», y propuso una solicitud, pero referida al autogobierno y que implicaría reformar el Estatut.

Su iniciativa no es novedosa, pero ha cobrado particular importancia en el contexto de hoy, un par de días tras conocerse la de los republicanos catalanes.

Es por este motivo con lo que, en sus afirmaciones de esta tarde, el dirigente del PSC ha amado regentar un mensaje a ERC: «Les solicito que dejen de mentir a la multitud. No va a haber un referéndum de autodeterminación en Cataluña. Les solicito que tengan el valor de mencionarle la realidad a la multitud».

Repreguntado sobre si sostiene la situación que ha defendido el PSC en los últimos meses, en pos de fomentar una reforma del Estatuto para un mayor autogobierno y que concluya con una solicitud a los catalanes sobre esa reforma, Illa ha eludido ingresar en mucho más datos sobre esto: «Sí, es lo que hemos venido diciendo. Pero el día de hoy lo que deseo dejar claro es que no va a haber referéndum de autodeterminación».

El Gobierno volvió a denegar contundentemente que vaya a festejarse un referéndum en Cataluña, defendido este miércoles por el presidente catalán, Pere Aragonès, y que desde el Partido Habitual se da ahora por hecho tras estimar que la reforma del Código Penal deja la «vía expedita» para esto.

Con el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, en Bruselas, la contestación del Gobierno vino a través de los ministros que han acudido al pleno del Congreso, donde todos y cada uno de los que se han pronunciado, como María Jesús Montero, Miquel Iceta o Pilar Alegría, lo hicieron sin salvedad en exactamente la misma línea y de manera unívoca: «No va a haber referéndum».

«Con un Gobierno de Pedro Sánchez jamás se marcha a festejar un referéndum de ese tipo ni con regularidad ni irregular», respondió la ministra de Hacienda y vicesecretaria general del PSOE, María Jesús Montero, siendo preguntada sobre el referéndum pactado que demanda ERC basándose en el modelo de Montenegro: un mínimo del 50 % de participación y de un 55 % de síes a la independencia.

La solicitud de Illa, una buena nueva, según Granuja

Por la solicitud a la que se refería llla han preguntado asimismo a la ministra Montero, quien ha rechazado que sea un referéndum, al tiempo que el representante de ERC en el Congreso, Gabriel Granuja, ha considerado «una buena nueva» que el líder del PSC sugiera consultas en Cataluña a fin de que «al fin» se logre confrontar con la de los republicanos.

Aragonès no posee inquietudes de la solicitud

Mientras que el Gobierno negaba con rotundidad el referéndum, el presidente catalán ha asegurado que «no se resigna» dada esta negativa y ha defendido que Cataluña «tiene derecho a tomar decisiones libremente su porvenir» en un referéndum de independencia que, dijo, «jamás puede ser delito».

Para Aragonès es «indispensable» abrir un enfrentamiento de adentro en Cataluña para, mediante un Acuerdo de Claridad, poner encima de la mesa una iniciativa de referéndum pactado, «efectivo» y «famoso por la red social en todo el mundo».

Sin lugar a dudas sobre su celebración en el PP 

Un referéndum que el líder del Partido Habitual, Alberto Núñez Feijóo, dió por hecho, si bien lo niegue el Ejecutivo, y ha pedido que esta «deriva separatista» se «someta a las urnas» con un adelanto de las selecciones en general.

El jefe de la oposición ha advertido de que nos encontramos a las «puertas» de «otro hecho disparatado» y que tras la reforma del Código Penal que «deja la vía expedita a que se logre festejar» y en el momento en que el colega del Gobierno afirma que lo va a convocar, tiene «escasas inquietudes» de que va a haber referéndum.

«Vivimos un instante insólito, que ni el independentista mucho más ambicioso podía meditar que iba a llegar», ha advertido.

Críticas de Lambán

Las críticas al Gobierno volvió este miércoles desde el seno de sus filas. Si ayer fue el presidente de Castilla-La Mácula, Emiliano García-Page, el día de hoy el presidente de Aragón, Javier Lambán, ha insistido en que malversar fondos públicos para cometer un delito tan “gravísimo” como el que cometieron los independentistas el 1-O debería tener una cuenta agravada.

Los razonamientos del gobierno

El Gobierno piensa que el referéndum de autodeterminación que solicita ERC para Cataluña es una maniobra de distracción de cara al electorado independentista que no ve delito en las actuaciones del 1 de Octubre. Y sucede que el Ejecutivo cree que el acuerdo con los republicanos para reformar el Código Penal piensa un reconocimiento a la criminalización del procès.

«Esto tiene un enorme valor político», influyen fuentes del Gobierno que insisten en que la supresión de la sedición y la reforma de la malversación no les va a pasar factura pues es en beneficio de la convivencia en Cataluña y la multitud lo valorará.