La familia Sáinz de la Maza se quita del emprendimiento Ribera-Salines, parado por el pulso entre municipio y ecologistas