Janet Sanz ha envenenado la relación entre Municipio de Barcelona y los arquitectos con la destitución del directos de Arquitectura Urbana y Patrimonio de la Administración local. La número 2 de la regidora Ada Colau ha causado la queja oficial del Instituto de Arquitectos de Cataluña (COAC) con el cese de Marc Aureli Beatos

La institución colegial ha remitido una carta al municipio donde queja por visto que Santurrones haya sido apartado de sus funcionalidades. La misiva la firman Guim Costa, decano del COAC, Sandra Bestraten, presidenta de la provincia de Barcelona y otros 48 expertos vinculados a la conservación del patrimonio. 

Un cese y un movimiento de adentro

El mensaje al gobierno municipal llega una vez que el Ejecutivo municipal acometiera 2 movimientos controvertidos. Son la destitución de Santurrones por, de manera oficial, solapar sus funcionalidades con el arquitecto jefe, Xavier Matilla, y el aviso de que se convocar un certamen para escoger a la novedosa responsable de la Fundación Mies Van der Rohe para substituir a la presente cargo, Anna Ramos

Desde el aparato de Colau y Sanz se arguye que los cambios no tienen relación con las selecciones municipales de mayo, toda vez que los 2 convocados «no son cargos políticos». Se habla, ha precisado la número 2 de la regidora, de una «reestructuración interna», algo que se hace todo el tiempo. 

«Que se reconsidere»

Sea como fuere, la doble resolución no ha dado gusto a los arquitectos. Desde el COAC se solicita que «se reconsidere» el cese de Beatos, por bien que este, siendo funcionario, continuará en la composición municipal. En verdad, los firmantes afean la manera «poco alentada» y también «injusta» donde se ha producido la destitución. 

El Instituto recuerda la «valía profesional» y el «deber con el servicio público y el interés general» del profesional apartado, un mensaje crítico con la administración de Sanz en este lote.