El presidente de ERC Oriol Junqueras se pronounció sobre los abucheos que recibió en la manifestación independentista convocada por la ANC, Òmnium y Consell de la República en rechazo de la celebración de la cima hispano-francesa. Junqueras abandonó la queja poco tras atender a los medios entre chillidos de “traidor”, pero le ha restado relevancia.

El republicano expresó que no le molesta que la multitud grite y pite. “Hay que distinguir entre insultar y pitar, pero no me semeja mal. Si alguno desea chillar que grite y si desea pitar que pite”, expresó en una entrevista este viernes en El Mon a Rac1.

Prueba la división

El presidente de ERC ha restado hierro a lo sucedido el jueves en la avenida de María Cristina de Barcelona aduciendo que, “probablemente halla gente preocupada por distintas causas, pues no conseguimos todavía lo que deseábamos hallar”. Ha lamentado asimismo que haya “gente que trabaje por dividir el independentismo por el hecho de que pone bajo riesgo sus permisos” y que desde ERC van a hacer todo lo que es posible para terminar con esa división.

En este sentido expresó estar acorde con la reforma del Código Penal, que deroga el delito de sedición y rebaja el de malversación. Junqueras ha reconocido que la rebaja de las condenas es “muy importante” y que deja que ciertos independentistas hayan podido eludir la prisión. Exactamente, el republicano cree que esta reforma sienta las bases para “detallar las condiciones para festejar un referéndum para crear la república que deseamos”.

«Expresiones minoritarias»

Ayer el president de la Generalitat Pere Aragonès asimismo quitó relevancia a los pitos a Junqueras aduciendo que son “expresiones muy minoritarias de un conjunto pequeñísimo de participantes de la manifestación” y que no representa a la mayor parte del independentismo.

La manifestación de la cima patentizó la falsa unidad independentista a la que hizo referencia Junqueras este viernes. A la queja estructurada por Òmnium, la Antes de Cristoy Consell per la República fueron representantes de los tres primordiales partidos independentistas, Junts, ERC y la CUP. No obstante, mientras que Oriol Junqueras apeló a las vías de diálogo a fin de que los catalanes logren elegir su porvenir Laura Borràs y Carles Riese recriminaron a Pere Aragonès que participara en la asamblea hispano-francesa.