La Consejería de Agricultura, Agua y Avance Rural ha festejado este lunes en Alcalá del Júcar una asamblea de su Comité de Dirección, donde el asesor Francisco Martínez Arroyo hizo cómputo de 2022 y marcó las líneas estratégicas de su departamento de cara por año 2023. Martínez Arroyo ha adelantado la publicación en el mes de enero de una exclusiva convocatoria de acompañamiento al regadío que «va a sospechar una genuina revolución en temas de regadíos en nuestra zona, pues vamos a financiar entre el 85 y el 90 por ciento de la inversión que deben realizar los labradores».

Según señala una publicación oficial, hasta la actualidad, lo común era financiar en esta línea de ayudas el 50 por ciento, pero en un caso así se pondrán a su predisposición 15 millones de euros, un presupuesto que va a ser ampliable si fuera preciso, «a fin de que las comunidades de regantes logren realizar las proyectos primordiales para prosperar la eficacia del agua, que es un recurso indispensable».

Por otro lado, el 27 de diciembre el Consejo de Gobierno aprobará el anteproyecto de la Ley de Agricultura Familiar y de Ingreso a la Tierra en Castilla-La Mácula y, antes de las selecciones, «vamos a tener esa ley que da garantía al modelo de agricultura que deseamos en nuestra tierra», explicó el asesor. Esa ley va a dar garantía «al modelo de agricultura que deseamos en nuestra tierra; un modelo muy de Castilla-La Mácula, que provoca que haya varios nuevos negociantes en nuestros pueblos y, por consiguiente, mucha vida en nuestra tierra», aseguró.

Además de esto, Martínez Arroyo ha señalado que, en los próximos meses, se marchan a gestionar las ayudas directas para todo el campo ganadero, para la nuez, el albaricoque y el melocotón. Ayudas concretas por importe de 22 millones de euros, que labradores y ganaderos van a percibir sin precisar tener que efectuar ninguna administración.

Por otro lado, el asesor informó sobre las inversiones en caminos rurales, señalando que se están dedicando 8,5 millones de euros para el arreglo de 175 km en toda la zona, progresando las infraestructuras de empleo períodico por la parte de labradores y ganaderos de Castilla-La Mácula.

El asesor de Agricultura, Agua y Avance Rural ha señalado «el ahínco que hicimos en flexibilización» a fin de que labradores y ganaderos hayan podido «amoldarse a las situaciones de la guerra de Ucrania». Hablamos de un acompañamiento de la Consejería que permitió que el ámbito prosiga medrando y en la actualidad produzca el 18 por ciento de la riqueza regional, aparte de sospechar uno de cada tres euros que Castilla-La Mácula ha facturado en la exportación entre enero y octubre de 2022, alcanzando 2.700 millones de euros de facturación. Hablamos de una «cifra récord absoluta de la industria agroalimentaria», ha valorado Martínez Arroyo.

Asimismo se han flexibilizado las medidas de la PAC a fin de que labradores y ganaderos se logren amoldar a la novedosa Política Agraria Común, que entra en acción en 2023; tal como la normativa que facilita llevar a cabo quemas de restos de poda en las explotaciones de forma sencilla, una medida que se tomó «antes que absolutamente nadie». Merced a esto, «los labradores y ganaderos conocen bien las reglas y están apoyados por su administración pública agraria, que es la Consejería de Agricultura, Agua y Avance Rural», ha manifestado Martínez Arroyo.

Al Comité de Dirección, festejado en la Finca Los Olivos, de Alcalá del Júcar, un emprendimiento que se puso en marcha hace una década con fondos de los Conjuntos de Avance Rural y que generó empleo y actividad económica en la comarca, ha asistido todo el aparato de la Consejería. De este modo, al lado del asesor, estuvieron la asesora general, los directivos en general, los encargados provinciales y los integrantes del gabinete.