La digitalización de casi todos los campos personales, económicos y sociales de esta era tecnológica hace asimismo secuelas negativas, como es un exponencial aumento de la criminalidad virtual. Internet está presente ahora en prácticamente todas las ocupaciones del día a día y, como resulta lógico, no es indiferente a la comisión de delitos.

Los delincuentes tienen la capacidad de localizar los puntos enclenques de las redes, las infraestructuras y los sistemas informáticos y la ciberdelincuencia estructurada pusieron de tendencia términos hasta recientemente extraños como phishing o ransomware. Estas violaciones de la seguridad de datos de particulares o compañías son solo ciertos ejemplos de las presentes ciberamenazas que de forma continua brotan en internet.

Estafas virtuales

Las estafas digitales están a la orden del día y a lo largo de los últimos años los ciberdelincuentes han acentuado y complejo sus asaltos. Su propósito es eliminar o dañar sistemas informáticos o una sustracción de información para llevar a cabo un empleo engañoso.

Muchos son los géneros de hurto o usurpación a los que cualquier persona está expuesta. Los timos tienen la posibilidad de ir desde fraudes telefónicos, webs y avisos falsos hasta asaltos por e-mail o través de correo instantánea.

El hurto de datos se encuentra dentro de los hándicaps de la digitalización / EP

Precaución con los correos electrónicos o los mensaje de texto

El modo perfecto en el que actúan los delincuentes acostumbra cambiar, pero hay múltiples géneros de fraudes muy recurrentes. Los 2 mucho más comunes son el phishing, consistente en el envío de e-mails con links o documentos que, una vez libres, tienen la posibilidad de infectar el dispositivo electrónico; y el smishing, on-line con el previo, pero en un caso así los ciberdelincuentes usan mensaje de texto u otros sistemas de correo.

El propósito de estos géneros de estafa es, más que nada, la atrapa de información personal y bancaria por medio de links que tienen dentro los correos electrónicos o sms y redirigen a webs falsas construídas por los ciberdelincuentes, donde, en ciertos casos, se puede hacer más simple la descarga de ficheros maliciosos.

Alarma con el teléfono

Hay un tercer género de estafa, llamado vishing, consistente en llamadas telefónicas que suplantan la identidad de las compañías. En un caso así, en vez de links, la información se posibilita por medio de una llamada telefónica.

Más allá de que los asaltos cada vez son más complejos, las compañías están respondiendo con un destacable incremento en ciberseguridad y concienciación a sus clientes del servicio. Entender las amenazas en línea que circulan por Internet y proseguir unas buenas prácticas digitales es clave para no transformarse en víctima de estos asaltos.

De qué manera validar las transferencias bancarias

Las compañías de todos y cada uno de los ámbitos, y singularmente las entidades financieras, llevan años aplicando distintas medidas y controles de seguridad que asistan a resguardar a sus clientes del servicio de los ciberataques. Por poner un ejemplo, con la implantación desde 2021 de la normativa europea PSD2 de pagos en internet, las entidades bancarias establecieron la autenticación reforzada del cliente (SCA).

Este sistema radica en conjuntar 2 o mucho más elementos independientes (causantes de autenticación) para autorizar una operación. Estos serían algo que solo conozca el usuario –la contraseña–, algo que solo tenga el cliente –la aplicación descargada en el dispositivo móvil inteligente–, y algo que sea correcto única y de forma exclusiva a él, como los datos biométricos (su huella dactilar). El propósito no es otro que prosperar la seguridad de los pagos y achicar el estafa en el desarrollo de autenticación en compras en y también-commerce.

Tecnologías mucho más seguras

En la situacion de la validación de transferencias financieras, como transacciones, contratación de préstamos o compra de valores, asimismo hay procesos de seguridad que cambian en función de cada entidad financiera.

Desde hace un tiempo, la clásico tarjeta de coordenadas, recurrente en la banca hasta hace parcialmente pocos años, dió paso a novedosas tecnologías, mucho más seguras, como la autenticación a través de códigos a los que solo tiene ingreso el usuario desde su móvil inteligente personal o la utilización de apps que desarrollan claves de seguridad temporales.

El procedimiento CaixaBank

En la situacion de CaixaBank, la entidad de españa con mayor número de clientes del servicio digitales tiene un procedimiento diferente y enormemente eficiente: la app CaixaBank Sign. Los individuos únicamente tienen que descargarse la app, libre para Android y también iOS y de empleo gratis, y configurarla para su empleo.

En relación lo lleve a cabo, por el momento no deberá ingresar mucho más códigos temporales: cada transacción que lo requiera puede validarse de manera cómoda con un solo click y con todas y cada una de las medidas de protección que establece el marco normativo de hoy. Mucho más de ocho millones de clientes del servicio de la entidad ahora usan CaixaBank Sign para firmar sus operaciones en los canales digitales.