La subida de las clases de interés aparentemente no está afectando bastante a los usuarios en el momento de obtener una casa. Según indican los especialistas, los usuarios dan mayor prioridad al precio final del producto para ordenar la hipoteca a su aptitud económica y no tanto al género de interés variable o fijo que marca el Banco Central Europeo.

Es por esta razón que, un mes mucho más, la vivienda de segunda mano lidera con bastante diferencia, en la provincia de Albacete, la compraventa de viviendas y pisos, indudablemente condicionado asimismo por la ralentización en la construcción de vivienda novedosa y el miedo a un aumento de costos causado por el encarecimiento de las materias primas.

En el mes de julio, en Albacete se contabilizaron 356 operaciones de compraventa de vivienda, un 2 por ciento mucho más interanual. Los siete primeros meses del año se han cerrado con 2.582 métodos de compra, un 20% mucho más que lo que se registró en simultáneo del año pasado.

Más allá de que es verdad que 2022 tenía el efecto choque causado por la pandemia, en cuyos primeros meses todo se paralizó, la verdad y fijo que los meses de junio y julio ahora van dando anuncios de que el mercado inmobiliario puede ralentizar su desarrollo en estos días, gracias a las situaciones económicas que cubren el consumo, desde la alta inflación hasta la increíble subida de costes de materias tan escenciales para la construcción como el ladrillo, el cemento o el hierro.

(MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA Y EN LA APP DE LA TRIBUNA DE ALBACETE)