La guerra comercial entre EEUU, Europa, China y Rusia, el colapso de puertos clave en el transporte en todo el mundo y el acopio de materiales alargan los inconvenientes de suministro