El Betis y el Athletic empataron este jueves a cero en un acercamiento marcado por las jugadas del radical brasileiro Luiz Henrique, que llevó riesgo en multitud de oportunidades sobre la portería de Unai Simón, pero el portero en todo el mundo español salió siempre y en todo momento airoso de los duelos.

Justo una vez que Sancet reclamase penalti tras recibir un pisotón, Luiz Henrique se fabricó la primera ocasión del acercamiento al hurtar un balón a Yuri Berchiche en la región de medios del Athletic y conducirlo hasta el borde del área, lugar desde donde ensayó un tiro mordido que detuvo sin inconvenientes Unai Simón (min. 10).

El radical brasileiro, comprometido en la banda derecha a pierna cambiada, se formó en una amenaza persistente para la portería visitante, como probó con un centro, al que no llegó por poco Álex Moreno, tras sentar con un regate seco a su marcador.

La acción ofensiva del Athletic deseaba sostenerse en la agilidad de los hermanos Williams y fue Iñaki, partiendo desde la derecha, quien ganó la espalda de Álex Moreno con un cambio de ritmo y dio, frente a la salida de Rui Silva, un pase de la desaparición que Luiz Felipe impidió providencialmente que Sancet empujase a la red.

Luiz Henrique continuó torturando a su par al regreso de los vestuarios con una acción en el pico del área en el que bailó frente Berchiche, que terminó con una rodilla hincada en la yerba, para culminar con un tiro sin ángulo que Unai Simón interceptó al lado de su poste derecho (min. 58).

El guardameta en todo el mundo español volvió a salir airoso poco tras otro desafío con Luiz Henrique, quien remató una aceptable jugada de Fekir con un zurdazo fuerte, si bien bastante centrado, repelido por los puños de Simón.

Ernesto Valverde movió el banquillo en el último cuarto del partido con la intención de acabar con esta etapa de profundo dominio bético, para lo que refrescó su campo ofensivo con las entradas de Muniain, Berenguer y Raúl García.

Los cambios surtieron el efecto esperado, tal es así que el Athletic encadenó múltiples llegadas al área de Rui Silva, a quien un despeje de Guardado salvó primero en una acción de estrategia y, acto seguido, se causó una incursión por la izquierda de Berchiche a cuyo centro no llegó Raúl García por centímetros.

Dio la impresión que los dos contricantes, conforme se aproximaba el desenlace, brindaron por bueno el empate, si bien Willian José aún procuró el gol con una falta lejana en el tiempo añadido, justo antes que Luiz Felipe fuera expulsado por una dura entrada a Muniain en la última acción del acercamiento.